Prepara sopa: el plato económico y sano para comer o cenar

Responsive image

by Merce Rey  
La lluvia y el frío, propios de esta estación, te animan a cocinar platos de cuchara para aclimatar el cuerpo consumiendo todo tipo de nutrientes. Es tiempo de preparar sopas, un plato versátil que combina con carne, pescado, verduras u hortalizas. Una forma de no aburrirse gastronómicamente hablando mientras degustas todo tipo de sabores, y depuras el interior de tu organismo.
 

Además, es una receta que se presta a preparar cantidad en exceso para que sobre para el día siguiente o días venideros, puesto que puede ser un buen plato de mediodía o para tomar al final del día, con la cena. Y es una forma de dar una segunda vida a lo que tienes almacenado en la despensa o la nevera. Conquistado así, los paladares más exquisitos, sobre todo de los más pequeños.

A veces tenemos guardado en el congelador cabezas o colas de merluza o de rape y no sabemos muy bien qué hacer con ellas. ¿Por qué no aprovecharlas para preparar una rica sopa de pescado? No necesitarás muchos ingredientes para conseguir una receta nutritiva, contundente y que te permita entrar en calor de repente. Otra opción puede ser aprovechar el pan sobrante del día anterior para elaborar una sopa de pan. Aunque hay veces que una rica de sopa de pollo tampoco viene mal, ¿no?

Sopa de pescado

Ingredientes

  • Una cabeza de merluza, rape, etc. (incluyendo pieles y espinas).
  • Cáscaras de gambas o langostinos.
  • Gambas peladas.
  • Un huevo cocido.
  • Una cebolla.
  • Medio puñado de arroz o fideos finos.
  • Un diente de ajo picado.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Agua.
  • Perejil picado.
  • Azafrán.
  • Sal al gusto.
  • Picatostes de pan integral (opcional).

Elaboración:

Lava bien el pescado que has elegido. En el caso de que hayas incluido lomos de merluza u otra variedad de pescado, aprovecha para cortarlos. Pela los langostinos y las gambas, reservando las cabezas. En una olla cuece los restos de pescado junto con los del marisco. Añade un chorrito de aceite y el perejil picado. Cúbrelo de agua. Una vez que veas que está saliendo espuma, retírala con ayuda de una espumadera o cuchara. Pasados unos diez minutos, cuando veas que está todo cocido, cuélalo y reserva el preparado.

Pica la cebolla en trocitos finos y pon a cocer el huevo. En otra olla, vierte el caldo anterior, con la cebolla y el medio puñado de arroz o fideos, según gustos. Añade la sal. Cuando hierva, espolvorea el azafrán. Mientras se hace puedes aprovechar para preparar los picatostes de pan integral. Una vez que los ingredientes estén en su punto, retíralos del fuego y pica el huevo cocido por encima de forma menuda. Deja que los comensales decidan la cantidad de picatostes quieren consumir. Si quieres que no cojan tanto aceite puedes ponerles un papel de horno debajo o una servilleta de papel para que no queden tan aceitados al sacarlos de la sartén.

prepara_sopa_plato_9686_20201105104028.png (600×400)

Sopa de pan

Ingredientes

  • Sobras de pan.
  • Dientes de ajo.
  • Una cebolla.
  • Un tomate.
  • Agua.
  • Sal al gusto.
  • Aceite de oliva virgen.

Elaboración:

En una olla, pon un chorrito de aceite y echa los ajos, previamente picados. Incorpora la cebolla cortada en trozos menudos. Tanto los ajos como la cebolla deberán dorarse bien. Añade el pan y echa agua hasta que cubra. El pan deberá estar un poco desmenuzado. Y no te olvides de incorporar un tomate y sal gusto. Tendrá que estar a fuego lento durante 40 minutos. Si ves que la sopa queda muy espesa, añade un poco más de agua.

Sopa de pollo

Ingredientes

  • Muslos, cuello y alas de pollo.
  • Una cebolla.
  • Una zanahoria.
  • 250 g de fideos finos.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal al gusto.
  • Agua.

Elaboración:

Lava bien el pollo y córtalo en trozos. Haz lo mismo con la cebolla y la zanahoria. Coge una olla, y pon los ingredientes anteriores en ella. Ahora, cúbrelos de agua, añade un chorrito de aceite y sal al gusto. Tendrás que dejarlos a hervir durante 40 minutos a fuego lento. A medida que veas que la grasa asciende arriba del recipiente, vete retirándola con una cuchara o espumadera. Cuando el pollo ya esté preparado y antes de que se deshaga, retíralo. Desmenúzalo para incorporarlo al plato cuando lo vayas a servir. Una vez realizado este paso, añade la pasta. Una vez listo todo, retíralo del fuego y emplata.