5 propiedades de la jalea real

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
En ocasiones se reduce nuestra vitalidad y nos sentimos más cansados, especialmente cuando cambia la estación, aunque puede mantenerse en el tiempo provocando agotamiento físico y mental. Es una situación más frecuente de lo que crees y que debe ser consultada al especialista.
 

Cuando nos sentimos agotados, acudimos al médico a pedirle "unas vitaminas" —que no siempre necesitamos— y que no son la única opción. Cada vez son más los especialistas que recomiendan el consumo de jalea real (alimento que amplía la longevidad de las abejas reina preparado a partir de miel, polen, agua, saliva, hormonas y vitaminas).

En su composición química destacan las vitaminas C, D, E, A; las del grupo B (B1, B2, B6, ácido fólico), minerales (fósforo, hierro, calcio, cobre, selenio), ácidos grasos insaturados y aminoácidos esenciales. Son estos los compuestos a que se atribuyen las propiedades características de la jalea real:

  1. Reconstituyente, estimulante y tonificante para el cansancio físico.
  2. Refuerza el organismo ante las agresiones externas. Se recomienda en los cambios de estación o antes del invierno para prevenir catarros e infecciones.
  3. Aumenta la resistencia mental en períodos de estrés o fatiga.
  4. Aporta vitamina PP para tratar problemas intestinales.
  5. Aumenta el apetito y reactiva el sistema inmunológico tras una cirugía.

Pero no todo son ventajas; también presenta efectos adversos, por lo que no se recomienda su administración prolongada. El exceso de consumo produce cefaleas, aumento de la tensión arterial y del ritmo cardíaco y náuseas, estando contraindicada en la enfermedad de Addison. Es importante tener en cuenta esta posibilidad para evitar su aplicación inapropiada.

Existen diferentes preparados comerciales que facilitan su consumo a todas las edades (jarabe, ampollas, etc.) sola o combinada (polen, vitaminas, etc.). Liofilizada mantiene sus propiedades y se puede encontrar en ampollas con sabor a frutas y mezclada con polen. Siempre bajo asesoramiento de un especialista se toma una ampolla diaria antes del desayuno con agua o zumo de frutas, durante dos meses y con intervalos de descanso.

Resulta muy recomendable (por su mayor eficacia) tomarla en estado puro, en forma de pasta con una cuchara dosificadora dos veces al día: una antes de desayunar y otra antes de acostarse, disolviéndose en la boca donde actúa como un bálsamo en la garganta. Su conservación es importante: en la nevera, protegida de la luz y del aire, ya que su calidad disminuye si se conserva mal (envejece y se modifican sus propiedades biológicas y organolépticas).

Se considera un excelente complemento alimentario apropiado para mejorar estados de debilidad o agotamiento físico o psíquico pero no debe ser utilizada sin un estricto control. Consulta a tu médico si es el momento de utilizarla antes de iniciar su administración.