publicidad
cocina sana y deliciosa

Nutricin y Diettica,

Cocina sana y deliciosa

 [09 de abril de 2015 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Cada vez nos exigimos más y en la cocina también se manifiesta. Se ha convertido en una necesidad utilizar los mejores productos y realizar las recetas más saludables. No es complicado; simplemente es necesario modificar algunos hábitos que, seguramente, no te costará demasiado. No te llevará más tiempo; organízate y verás cómo funciona.

Carmen Reija

Son muchas las noticias y programas que se centran en la cocina. Plantean nuevas maneras de elaborar los alimentos y te aportan ideas muy interesantes que te ayudarán en tu día a día. No tienes que ser un chef internacional para comer mejor y mucho más sano.

Puedes afrontarlo desde varios puntos diferentes. Son sencillos consejos que te permitirán mejorar tus puntos “flacos” y alcanzar tus objetivos con facilidad. Te proponemos:

-Escoge productos naturales. Si puedes hacerlo, busca los de temporada y evita los alimentos procesados. No te llevará más tiempo y tu salud lo agradecerá porque tú eliges los ingredientes.

-Cuida los utensilios de trabajo. Si usas una tabla para cortar, elígela de madera porque los estudios señalan que son las que menos se contaminan. Mantenla limpia y rocíala con aceite una vez al mes para evitar que se acumule el moho.

-Utiliza sal marina para rebajar el contenido de sodio y aportar minerales naturales como magnesio, calcio o yodo. Otra opción es la sal enriquecida con yodo, aunque la mejor es la marina…y no abusar de su consumo.

-Cambia tu adobo. Es cierto que le da muy buen sabor a la comida, pero no es necesario hacer siempre el mismo. Para reducir los compuestos nocivos de lo que prepares en la barbacoa o la parrilla, marina el alimento en salsa de soja dulce o en vinagre con especias. El ajo y el perejil de toda la vida siguen siendo elementos fundamentales pero más convenientes en lo que cocines al horno, por ejemplo.

-Elige bien los recipientes. Opta por ollas de acero inoxidable (fíjate en que tengan 18% cromo y 10% níquel), sartenes de teflón (calienta a fuego lento y no muy alta temperatura), elimina todo lo que esté rayado y, lo mejor, revestimiento cerámico y ecológicas.

-Endulza tu comida con azúcar integral de caña (rico en minerales y oligoelementos) o jarabe de agave (muy dulce pero con bajo índice glucémico). Evita todo lo posible el azúcar refinado.

-Combina especies saludables. Aunque son varias las que aportan sabor y salud a tus platos, te proponemos: cúrcuma (antioxidante y antiinflamatoria), pimienta negra, azafrán o cardamomo (reduce los gases y la acidez).

-No uses el microondas para todo. Sabemos que no vas a renunciar a su utilización, pero limítala a momentos en los que sea imprescindible.

-Mucha higiene en tus manos, cocina, superficies, utensilios, etc. Ser cuidadoso con lo que haces evitará la contaminación de los alimentos y, consecuentemente, de los comensales. Lávate las manos con frecuencia y evita los contactos de alimentos crudos y cocinados.

Estos sencillos consejos te permitirán aprovechar todo el potencial de los alimentos que estás preparando y colaborarán en el mantenimiento de la salud de todos los que ingieran los platos que has preparado. Disfruta del proceso de elaboración de la comida… y del resultado.