publicidad
peligros para la salud de tu corazoacuten

Cuerpo y Mente,

Peligros para la salud de tu corazón

 [17 de noviembre de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

No nos referimos a las relaciones sentimentales, aunque también pueden romperte el corazón, sino a lo relacionado con otros factores que con menor frecuencia se analizan. Acudir al dentista, reducir la contaminación de tu casa o bajar el volumen de la televisión pueden ayudarte a mantener tu salud cardiovascular y sentirte mucho mejor. Son actuaciones muy sencillas y que pueden resultar decisivas para ti, sobre todo a nivel preventivo y para mejorar tu calidad de vida. Consulta tu caso porque cualquier patología a este nivel debe ser diagnosticada y tratada por el médico, pues es el único capacitado para hacerlo.

Carmen Reija

Cuando pensamos en nuestro corazón, solemos centrarnos en los problemas asociados a la dieta, especialmente al consumo de grasa y sal, relacionados con la aparición de placas ateromatosas e hipertensión, por ejemplo. Pero el cuidado y prevención de la salud cardiovascular va más allá y cada vez son más los especialistas que se inclinan por estudiar otros factores que también se asocian al tema y suelen estar más olvidados o no ser ni siquiera reconocidos.

Según los expertos en este tema, para la salud cardiovascular resultarían peligrosos:

-Los problemas a nivel de la boca en su totalidad. Son muchos los estudios que vinculan las enfermedades de las encías con el riesgo cardiovascular. La gingivitis y la periodontitis debidas a la mala higiene bucal pueden provocar una inflamación continuada del organismo por la elevada concentración de bacterias en sangre que genera un engrosamiento de la pared interna de los capilares y la aparición de patologías como el infarto. Acude al dentista para realizar una prueba que confirme la presencia bacteriana y permita prevenir el padecimiento de las enfermedades que pueden derivarse de ello.

-La contaminación ambiental general y no solamente la del exterior. Siempre que pensamos en este tema nos imaginamos el humo de los coches o las fábricas que nos ataca por la calle. Pero no sólo ocurre en el exterior. Normalmente, nuestra vida transcurre en el interior (casa, oficina, negocio, etc.) donde hay contaminantes que pueden afectar a la salud. El polvo de la casa, por ejemplo, contiene sustancias nocivas como los compuestos orgánicos volátiles (formaldehido, benceno, tolueno, etc.) liberados a partir de productos de limpieza, ambientadores, pinturas, etc. Se consideran responsables de la aparición de variados problemas de salud que pueden afectar gravemente al aparato circulatorio. Sería recomendable eliminar los elementos que pueden liberarlos, ventilar las casas de manera adecuada y utilizar purificadores de aire y plantas que absorben estos elementos volátiles para mejorar la situación.

-La contaminación acústica. Exponerse a ruidos de más de 65 decibelios puede generar estrés biológico y aumentar la presión arterial. Si se somete al organismo a este nivel de sonido de manera intensa y continuada, podrían generarse alteraciones de salud: accidentes cerebrovasculares, problemas coronarios y cardiovasculares. Además se asocian estas poblaciones con un mayor riesgo de mortalidad que los que viven en zonas con menos ruido ambiental.