publicidad
esencial el cuidado de los dientes

Belleza y Cosmética,

Esencial el cuidado de los dientes

 [27 de diciembre de 2016 | No hay Comentarios ]rosa Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Para lograr un óptimo estado de salud general resulta esencial el cuidado de los dientes, no sólo cuando tienes un problema y te duelen, sino en todo momento y ante cualquier situación y etapa de la vida.

rosa

Es importante consultar a un profesional cualificado, y si deseas, por ejemplo, ponerte un implante dental, sólo debes hacerlo en una clínica legalmente habilitada para ello. Acude a las revisiones periódicas con el especialista y sigue sus indicaciones.

El dentista es el profesional más capacitado para el cuidado de tus dientes y sabe orientarte acerca de tus necesidades. Es fundamental utilizar los productos que recomienda y seguir sus consejos, pues cada paciente es diferente y sus demandas también lo son. Afortunadamente, las técnicas han avanzado mucho, lo que hace posible optimizar la función de nuestra dentadura recurriendo al implante dental o a la ortodoncia si fuera preciso.

La higiene bucodental debe constituir un hábito diario. Con ella lograremos conservar limpios los dientes y sanas las encías y la cavidad oral para preservar nuestra dentadura intacta, evitar el mal aliento, reducir las molestias que producen las piezas dañadas y no agravar otras enfermedades sistémicas a nivel cardíaco.

Aunque son muchos los consejos relacionados con la salud bucodental, hemos seleccionado unos de carácter general:

-Limpiar toda la boca. Debe realizarse un cepillado adecuado con la frecuencia indicada (tres veces al día durante tres minutos), utilizando un cepillo suave y dentífricos específicos (remineralizantes, desensibilizantes, etc.). Aplicar hilo, seda dental o los cepillos interdentales, imprescindibles para completar la limpieza. Utilizar un raspador de lengua (para eliminar hasta el 50% de las bacterias presentes en la cavidad oral) y un colutorio específico (boca seca, etc.)

-Reducir el rechinar y apretar de dientes utilizando una férula bien ajustada por el dentista.

-No emplear palillos para la higiene dental ni cortar con los dientes objetos que puedan dañarlos (hilo de costura, celofán, sedal, etc.), ni emplearlos como abrebotellas.

-Lavar las prótesis dentales. Para las extraíbles es recomendable, además del cepillado, recurrir semanalmente a un limpiador enzimático que elimine los restos adheridos; para el aparato de ortodoncia fijo se recomienda usar cepillo, pasta dentífrica y seda dental, concentrando la limpieza (que no debe ser demasiado agresiva) en los brackets.

-Someterse a cualquier tipo de implante dental en una clínica especializada. Esta opción se ha convertido en una solución perfecta y personalizada que te permitirá disfrutar de una dentadura sana. Pueden hacerse uno o varios y de materiales diversos en función de las necesidades del paciente y de las indicaciones del doctor que lo ejecute.

-Visitar al dentista una vez al año como mínimo es un consejo válido a cualquier edad.

-Llevar a cabo una limpieza periódica en el dentista o en el higienista. Es más profunda que la casera y te ayudará a conservar tu boca en perfecto estado.

Ante cualquier duda, o si percibes alguna molestia, debes consultar lo antes posible al odontólogo, pues es el único capacitado para tratarte. Cumple con las revisiones periódicas que te paute y acude a su clínica en los plazos previstos. Lo mismo es aplicable a los niños, pues deben ser controlados por el especialista y adquirir hábitos de limpieza e higiene desde pequeños. Observar cómo te cuidas tú es el mejor ejemplo para ellos.