Gulas, el ingrediente que no debe faltar en tus celebraciones

Responsive image

by Merce Rey  
El sucedáneo de angula, que se obtiene a través de pescado prensando o también llamado surimi, suele acompañarnos durante las citas navideñas, es un alimento rico en proteínas, bajo en grasas y se adapta muy bien a cualquier tipo de plato. La receta más típica sigue siendo prepararlas al ajillo con guindilla, aunque existen otras formas de incorporarlas a nuestra gastronomía.
 

Este comestible, apto para todos los bolsillos, llegó a nuestras vidas como una alternativa a las angulas o crías de las anguilas, un producto escaso y a la vez muy cotizado, cuya tradición culinaria se remonta al País Vasco. En el supermercado las encontrarás en varios formatos: congeladas, solas o en packs, listas para calentar, bajas en sal, o en conserva. Pero quizás la elaboración más repetida sea la de gulas con gambas al ajillo. Su ejecución es bastante sencilla, ya que tan sólo hay que utilizar gambas, previamente cocidas, o hacerse con unas ya congeladas sin cáscara. Echar aceite de oliva virgen en una sartén para pochar los dientes de ajo y las guindillas en la sartén. Cuando coja color, incorporar las gambas y las gulas. Saltear todo, añadir la sal y el perejil al gusto, y listo.

Una opción resolutiva y práctica para poner como entrante en estas fechas. Si eres más de canapés, las gulas pueden ser tu producto estrella. Una forma de aprovechar el pan sobrante es que hagas rebanadas y lo precalientes al horno. Esto podría servir de base de tu tosta de gulas con piquillo y huevo. En estas fechas que se elaboran mil y una recetas distintas, y donde el marisco y el pescado no suelen faltar, ¿qué tal si con las almejas sobrantes preparas una rica receta de gulas con almejas? Y si no quieres hacer una comida muy copiosa para cenar, la solución sería una tortilla sin patatas a base de gulas y merluza.

Canapés

Ingredientes

  • Gulas.
  • Dos huevos.
  • Pimientos de piquillo.
  • Dientes de ajo.
  • Una guindilla.
  • Rebanadas de pan.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal al gusto.

Elaboración:

Corta el pan en rebanadas y tuéstalo un poco en el horno. En una sartén, en un poco de aceite pon a dorar los dientes de ajo picados y la guindilla. Una vez que se doren, añade las gulas y espolvorea un poco de sal por encima. Después de saltearlas, retíralas y en ese mismo recipiente incorpora los pimientos de piquillo con los huevos. Una vez listo, y con ayuda de una cuchara pon una base de revuelto encima de la tosta, una capa de gulas. Esto puede adaptarlo a tu gusto. Por ejemplo, si utilizas huevos pequeños puedes freírlos aparte y, en vez de ser parte del revuelto, puedes hacer que sea el ingrediente que corone la rebanada. Y si los piquillos no son santos de tu devoción puedes sustituirlos por champiñones o gambas troceadas.


Gulas con almejas

Ingredientes

  • Gulas.
  • Almejas.
  • Dientes de ajo.
  • Una guindilla (opcional).
  • Perejil.
  • Vino blanco.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal al gusto.

Elaboración:

Al igual que en el plato anterior, vierte en una olla un chorrito de aceite para dorar los dientes de ajo picados junto con el perejil. Tras este paso, les toca el turno a las almejas, el vino blanco y la sal. Tápalo y deja que se haga a fuego no muy alto. Cuando las almejas se abran, añade las gulas y la guindilla sin dejar de remover. Una vez listo, emplátalo. Recuerda que las almejas tienes que dejarlas en un bol con agua fría antes de hacerlas para que suelten todas las arenas e impurezas acumuladas.

Tortilla de merluza y gulas

Ingredientes

  • Huevos.
  • Gulas.
  • Merluza o cualquier pescado sobrante.
  • Cebolla.
  • Diente de ajo.
  • Perejil.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal al gusto.

Elaboración:

En una sartén, pon un poco de aceite, agrega los ajos con las cebollas bien troceados, mientras se van haciendo, bate en un bol los huevos. Añade la merluza en la sartén junto con el perejil. Pasados unos minutos echa las gulas. Espolvorea la sal por encima. Después, escurre bien la elaboración anterior y vuélcala en el recipiente donde habías batido los huevos. Mezcla todo. Retira el aceite que te haya sobrado de la sartén, vierte todos los ingredientes en ella y cuando cuaje, coge un plato para darle la vuelta. Una vez que esté lista, por un lado, te tocaría voltearla de nuevo. Déjala el tiempo que consideres y sírvela.