El Algarve, un destino de lujo también para el invierno

Responsive image

by María Robert 
Esta perla del sol de Portugal no tiene desperdicio en ninguna estación del año
 

A estas alturas el invierno ya pesa un poco, ¿verdad? Vamos necesitando un chute de rayos de sol para recargar las pilas. O más específicamente; cualquier escapada a un lugar tranquilo y seguro que nos haga desconectar de la fatiga pandémica. Probablemente en esta época del año el Algarve portugués no sea el destino que se te viene a la mente. Justamente por eso, te contamos por qué es una zona ma-ra-vi-llo-sa en cualquier estación, no solo durante los meses de verano.

Empezando porque sus temperaturas suaves todo el año invitan a dar largos paseos e incluso a tomar el sol en la playa. Aunque lógicamente no sea el lugar más idóneo para practicar turismo de sol y playa en pleno enero, esta perla del sur de Portugal no tiene desperdicio. Hay mucho que ver y hacer en un viaje de invierno al Algarve, empezando por dar buena cuenta de su riquísima gastronomía.

Si vas en avión o te alojas en hotel, es recomendable instalarse en una de las ciudades más grandes, donde hay más servicios abiertos durante todo el año, y explorar las diferentes áreas yendo y volviendo en coche. Si por el contrario tu medio de transporte/casa va a ser una autocaravana, mejor alguna de las múltiples áreas que hay por la zona en los pueblos más pequeños.

el-algarve-un-destino-de-lujo-tambien-para-el-invierno

Faro

En ambos casos, Faro es un destino obligado, además del principal aeropuerto de la región. Mucha gente lo visita simplemente como cuidad de paso, aunque si te gusta la arquitectura, vale la pena visitar la Catedral y la Cidade Velha. Igualmente, la Praia de Faro invita a dar un apacible paseo al lado del mar.

el-algarve-un-destino-de-lujo-tambien-para-el-invierno

Portimao

Como la segunda ciudad más grande del Algarve, Portimao también es un excelente destino para los viajes de invierno. Es especialmente conocida por su delicioso pescado, ¡así que ven con hambre! Praia da Rocha es una de las playas más conocidas de Europa y prácticamente la tendrás para ti sola.

el-algarve-un-destino-de-lujo-tambien-para-el-invierno

Carvoeiro

En este pequeño pueblo definitivamente es obligado detenerse. La mayoría de las actividades están cerradas en esta época, pero aún así puedes disfrutar de una caminata por la ruta dos Sete Vales Suspensos, de paseos en barco hasta la cueva de Benagil y de una visita a las impresionantes `praias´ de Carvoeiro y da Marinha.

el-algarve-un-destino-de-lujo-tambien-para-el-invierno

Albufeira

En verano visitar esta pintoresca ciudad costera es una odisea por ser uno de los destinos vacacionales más concurridos del país, pero en temporada baja es otro cantar.

Simplemente, pasea por las calles del casco antiguo y maravíllate con los encantadores edificios y el arte. Y si te sobra tiempo, escápate de excursión a la ciudad fortificada de Silves y al mercado de Loule.

el-algarve-un-destino-de-lujo-tambien-para-el-invierno

Lagos

Lagos es otra ciudad del Algarve muy activa durante los meses de invierno. Desde aquí parten excursiones en barco para buscar delfines, y también ofrece las impresionantes Ponta da Piedade y Praia do Camilo. De la misma forma, vale la pena dar un paseo por el casco antiguo.

el-algarve-un-destino-de-lujo-tambien-para-el-invierno

Tavira

Muy cerca de Huelva se encuentra una de las localidades que más ha sabido conservar su esencia pese al trasiego de turistas. Calles blancas, casas tradicionales con brillantes azulejos típicos, murallas, castillos y riberas del río para caminarlas arriba y abajo.

el-algarve-un-destino-de-lujo-tambien-para-el-invierno

Otras actividades

Si prefieres estar más cerca de la naturaleza, puedes poner rumbo a la montaña de Monchique y explorar los bosques o visitar el Parque Natural de Ría Formosa.

Aunque para espectáculo natural el del Cabo de San Vicente, un lugar ubicado en los confines de Europa con el salvaje Atlántico como única vista y unos impresionantes acantilados sobre el mar para recargar energía. Desde el faro, que aún funciona, serás testigo de una de las mejores puestas de sol de todo el continente. Podemos dar fe de ello.