Macedonia del Norte, un paraje desconocido entre naturaleza y cultura

Responsive image

by Sofía Borrás
Aunque el país es pequeño, sin salida al mar y en el centro de los Balcanes, tiene un pasado fascinante, con herencia griega, romana y otomana y alma balcánica, pero también mediterránea, gitana y eslava, y un futuro turístico muy prometedor.
 

Los mayores atractivos naturales son las montañas, tres parques nacionales y 33 reservas naturales.

El principal centro turístico es Ohrid, único bien cultural macedonio entre los Patrimonios de la Humanidad de la Unesco y famoso por su lago, el monasterio de San Pantaleón de Ocrida y la Fortaleza de Samuel.

Recorriendo la capital

La puerta de entrada al país es su capital, Skopje que, resume como pocos lugares la esencia de los Balcanes, como si se hubiese construido en un puente entre dos mundos, Occidente y Oriente, Europa y Asia. Esa mezcla hace de la capital de Macedonia del Norte una experiencia en cada paso que se da por sus calles.

En el recorrido por la ciudad salen al paso enormes estatuas de guerreros, grandes edificios neoclásicos, museos revestidos de mármol, fuentes monumentales... y muchos leones. Vale la pena pasear por el hermoso muelle del río Vardar y disfrutar del Puente de Piedra otomano que lo atraviesa y subir a la fortaleza Tvrdina Kale de 1500 años de antigüedad, que domina el horizonte de Skopie.

Merece la pena llegar en teleférico a lo alto del monte Vodno, donde la vista de Skopje y de los altos picos de las montañas de Macedonia hacen que el viaje haya valido la visita. Pero hay que dejar tiempo para recorrer las calles estrechas en el Antiguo Bazar, la Carsija, que es el bazar más grande conservado en los Balcanes hoy en día, y el mayor centro de animación de la ciudad con sus retorcidas calles, sus teterías, mezquitas y tiendas de artesanía, y también donde se encuentran los mejores vestigios históricos y algunos museos.macedonia-del-norte-un-paraje-desconocido-entre-naturaleza-y-cultura

El asentamiento gitano más grande del mundo

Si el viaje a Skopje coincide en sábado una buena recomendación es acercarse a Shuto Orizari, en las afueras de la capital, el asentamiento gitano más grande del mundo, y cuyo mercado es una inmersión fabulosa en la cultura local.

A las afueras de Skopje está el cañón Matka, cuya cercanía con la ciudad lo convierte en la escapada habitual para la gente de Skopje y para muchos turistas. Fue el lugar elegido por los primeros cristianos, ascetas y revolucionarios para retirarse a las colinas huyendo del avance otomano. Durante mucho tiempo, estas montañas han custodiado iglesias, capillas y monasterios, que están ahora en su mayoría en ruinas ya que la población de la zona es sobre todo musulmano-albanesa.

El lugar más especial del cañón es el monasterio de Sveta Bogorodica, con las montañas de fondo. Está todavía habitado por monjas, que conservan una bonita capilla del siglo XIV. El desfiladero donde se construyó la presa acumula la gran superficie de agua que se puede recorrer en un barco hasta la cueva Vrelo, una de las más bellas de Macedonia.

Uno de los escenarios más espectaculares de Europa

La visita a Ohrid, que hace frontera con Albania, justifica con creces el viaje a Macedonia del Norte: es el lugar más bello de toda Macedonia, y uno de los escenarios más espectaculares de Europa, con su lago que parece el mar que no existe en el país, de hasta 30 kilómetros de largo y 300 metros de profundidad, sus aguas asombrosamente limpias y transparentes, junto con la serena quietud de su entorno montañoso, han cautivado a los visitantes desde tiempos prehistóricos. El lago, la ciudad del mismo nombre y sus alrededores son Patrimonio de la Humanidad desde 1979.

Isla de las serpientes

Desde Ohrid, vale la pena hacer una escapada al Parque Nacional de Galiçitsa entre los lagos de Ohrid y Prespa, compartidos en parte por Macedonia del Norte, Albania y Grecia, lo que permite a los viajeros vistas panorámicas continuas, extremadamente largas y bellas. Además de la extraordinaria belleza natural y los valores estéticos, Galiçitsa también es un entorno único con una flora natural bien conservada en varios ecosistemas, que abarca más de 800 especies. Tal vez los menos recomendables para la visita son los 18 tipos de reptiles, especialmente abundantes en una isla denominada Golem-Grad o "Isla de las serpientes", antiguo lugar de veraneo del rey, ahora repleta de ruinas cubiertas de vegetación y aún no descubierta por el turismo y a la que solo se puede acceder alquilando un bote. Visita curiosa, pero con riesgo.

macedonia-del-norte-un-paraje-desconocido-entre-naturaleza-y-cultura

Cómo ir

Según el potente buscador de vuelos jetcost.es la compañía Wizz Air tiene vuelos directos desde Barcelona a Skopje dos veces por semana a partir de finales de abril con precios desde 24,99 euros por trayecto. También hay varios turoperadores que programan recorridos por el país y combinaciones con otros de los Balcanes, como Tuareg Viatges