3 pasos para salir de las tormentas mentales

Responsive image

by Estefanía Grijota
El bucle y la espiral de los pensamientos intrusivos y negativos pueden tornarse hasta obsesivos si no aplicamos ciertos pasos para salir de ahí, o al menos ser conscientes de ello para dar el primer paso ¡Te lo contamos!
 

Una tormenta mental es esa invasión constante de pensamientos negativos que no te dejan permanecer en calma y en paz y que, sin darte cuenta, te están quitando tu vitalidad y la salud. Y lo peor de todo es que el hecho de pensar demasiado tampoco va a resolver el problema que tengas, sea cual sea. La preocupación está ahí y tan solo depende de ti el hecho de tomar cuanto antes una solución.

Darle vueltas y más vueltas a un tema o a ciertos asuntos, es como rumiar en bucle sin llegar a nada más que eso, rumiar y caer en un bucle sin fin, porque, además, mientras piensas y piensas no planeas alguna estrategia para salir de ese agobio y opresión interior ¿Te gustaría saber la fórmula mágica para salir de ese espiral mental negativa?

Desde el punto de vista de los profesionales de Mindfulscience, proponen 3 pasos para lograr escapar de ese callejón sin salida que puede llegar a ser nuestra propia mente, y despejar así los nubarrones que no nos dejan ver la luz y el sol que entra y que no conseguimos ver.

"Cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entro en ella. De eso se trata la tormenta" - Haruki Murakami.

Las tormentas mentales y la "Regla del momento"

¿Cuáles son los 3 pasos para tomar conciencia de nuestro estado y salir de ahí cuanto antes? Se llama la "Regla del momento" y consiste en:

Paso 1: salir de la tormenta

Una de las mejores técnicas para calmar las aguas de la tormenta es usar la respiración. De esta forma, canalizarás mejor el estado ansioso que te puedan llegar a provocar tus pensamientos. Podrás obligarte a respirar de forma pausada y lenta para que tu cerebro interprete que, en realidad, no tienes motivos para tener miedo y que no existe ninguna amenaza real.

Paso 2: toma conciencia de tus necesidades

Al respirar de forma pausada, empiezas a divisar la luz que se esconde tras los nubarrones. Solo en esos momentos de calma es cuando puedes preguntarte si no es mejor para ti dejar de tener miedo y vivir el aquí y ahora desde un punto de vista más armónico y eficaz. Así, la cuestión es dar cualquier paso, por pequeño que sea, hacia algo que te mueva hacia tu bienestar. Puede ser ver esa película que tanto tiempo deseabas ver, leer un fragmento de ese libro que tanto te ha llamado la atención, darte un masaje o realizarte una sesión de belleza para ti... ¡por eso se le llama la Regla del Momento!

Paso 3: pasa a la acción

Ejecutar, pasar a la acción, ponerse con ello. Solo así serás consciente del verdadero cambio. Una vez que hayas comenzado, continúa, no pares y transforma esa acción en un hábito, verás como poco a poco todo pasa, y lo que creías imposible e inalcanzable se vuelve una nueva realidad en tu vida. Pasarás de la tormenta a la calma.

Al final, la práctica de actitudes y el desarrollo de tus potencialidades y virtudes es la mejor arma para salir de las tormentas. De nada sirve relacionarte contigo misma desde el miedo y la inseguridad de tu menta que no para de pensar y no actúa. Así, la Regla del Momento te incita a actuar y a ver las cosas con una nueva luz, más atenta, objetiva, resiliente, fuerte y valiente.

Foto principal: Soey Milk artist