Coles: descubre 9 variedades de esta verdura y cómo puedes cocinarlas

Responsive image

by Sonia Baños
Las coles es una verdura muy utilizada en nuestra cocina diaria. Se pueden comer en crudo, hervidas, al horno… pero todas ellas son sabrosas, nutritivas y muy saludables. Hoy en esvivir.com te detallamos 9 variedades de coles y te contamos cómo cocinarlas para aprovechar al máximo sus nutrientes.
 

Las coles son unas de las verduras más consumidas en nuestra sociedad. Desde su primera aparición en la costa sur y oeste de Europa, su consumo se ha ido extendiendo por todo el mundo y es una de las verduras más presentes en la cocina de cualquier país del mundo.

Las coles son muy versátiles y especialmente fáciles de cocinar, además, aportan grandes beneficios para la salud.

  • Cuida el sistema digestivo y es ideal para curar la colitis, la gastritis y las úlceras estomacales.

  • Ayuda a combatir la anemia, gracias a que las coles son muy ricas en clorofila además de en vitamina C que ayuda a asimilar el hierro.

  • Fortalece los huesos, ya que es rica en potasio, calcio, fósforo.

  • Equilibra el sistema nervioso.

  • Mima la dermis gracias a su gran aporte de magnesio, hierro, betacarotenos.

  • Son depurativas y remineralizantes.

Es recomendable consumir las coles crudas o cocidas, dos o tres veces por semana para aprovechar lo máximo posible sus beneficios.

Tipos de coles

  • Repollo: Este tipo de col es uno de los más consumidos de Europa. Está formado por un cogollo denso y compacto, aunque también hay otras versiones del repollo con las hojas rizadas y con un color más intenso. El repollo se puede consumir en crudo en ensalada o también al vapor o salteada. Este tipo de col también se consume en encurtido.

  • Romanesco: Es una mezcla entre el brócoli y la coliflor. Destaca su forma geométrica. Es de color verde claro y de sabor mucho más suave que el resto de coles. El romanesco es ideal como acompañamiento, en ensaladas o en cremas.

  • Coles de bruselas: Este tipo de col se consume mucho en toda Europa pero en especial en Bélgica, de ahí su nombre. La parte que se come con las yemas que nacen a lo largo del tronco. Las coles de Bruselas son como coles en miniatura. Es recomendable consumirlas cocidas, al vapor o asadas al horno.

  • Brócoli: El brócoli ha aumentado su consumo mucho durante estos últimos años. Sus innumerables beneficios para la salud han hecho de este tipo de col, uno de los más consumidos en todos los hogares de Europa. Contiene una gran cantidad de vitamina C, carotenos, fibra y antioxidantes, ingredientes muy beneficiosos para la salud. Este tipo de col es muy sabroso. Se recomienda someterlo a cocciones cortas para conservar intactas todas sus propiedades.

  • Coliflor: Es un tipo de col con un sabor y un olor muy especial. Es de color blanco debido a su falta de contacto con la luz solar, hecho que le impide formar clorofila, aunque también podemos encontrar algunos tipos de coliflor en color verde claro o lila.

  • Lombarda: La col lombarda es una de las más especiales debido a su atractivo color morado que indica presencia de antocianinas que tienen un potente efecto antioxidante. Las hojas de la col lombarda son jugosas aunque un poco duras si las comparamos con el resto de coles. Se suele consumir hervida, salteada o al vapor, aunque siempre en cocciones cortas.

  • Pak choi: es una variedad asiática de col también conocida como "col china". Tiene su origen en China, Corea y Japón, pero, actualmente, también se consume en otras partes del mundo. Lo ideal es consumirla cocida en sopas o woks.

  • Broccolini: Este tipo de col nació en Japón en los años 90. Es un tipo de col aún muy desconocida y difícil de encontrar en el mercado. El Broccolini es una mezcla entre el brócoli y la col china. De este tipo de col se consumen todas sus partes y tiene un sabor dulzón que recuerda un poco al de los espárragos.

¿Conocías todos estos tipos de coles? ¿Sueles incluir la col en tu menú semanal?