Las mejores infusiones para después de comer

Responsive image

by Sonia Baños
Tomar una infusión después de comer es uno de los mejores hábitos para conseguir una digestión perfecta. Estas bebidas ayudan a reducir la distensión abdominal y previenen posibles molestias. Hoy en esvivir.com compartimos con vosotros las mejores infusiones para después de comer.
 

¿Sabías que tomar una infusión después de cada comida puede ayudarte a tener las mejores digestiones? Las infusiones pueden ser las grandes aliadas de nuestro sistema digestivo para prevenir síntomas molestos y trastornos gastrointestinales. Además, es especialmente gratificante disfrutar de una bebida caliente después de haber comido. Eso sí, es importante saber cuál elegir y cuándo hacerlo.

Es recomendable esperar unos 15 o 20 minutos después de comer para tomar una infusión. Durante ese tiempo, es preferible moverse poco para evitar molestias digestivas.


Tipos de infusiones que mejoran la digestión

  1. Infusión de manzanilla y anís: La manzanilla es una de las infusiones digestivas más saludables, ya que calma y alivia el malestar digestivo. Además, este tipo de hierba también tiene propiedades antiinflamatorias. Combinar con el anís es ideal para aliviar cólicos.

  2. Infusión de hinojo: Es ideal para estimular los movimientos naturales del intestino. Gracias a la carminativa ayuda a reducir la producción de gases y a aliviar los dolores de estómago. El hinojo, además, es un ingrediente muy utilizado en la cocina para aliñar ensaladas o guisos.

  3. Infusión de té verde y menta: El té verde es uno de los tés más consumidos actualmente, gracias a sus propiedades para la salud: tiene una gran cantidad de antioxidantes naturales que ayudan a luchar contra los radicales libres y contra el envejecimiento prematuro. Combinado con menta, alivia dolores estomacales y favorece la buena digestión.

  4. Infusión de jengibre y canela: Desde la antigüedad, estas dos especies han sido mano de santo para combatir problemas digestivos. Tanto el jengibre como la canela tienen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, hipoglucémicas, cardioprotectoras y antisépticas. Sin duda, una infusión de jengibre y canela no debería faltar en nuestra rutina diaria.

  5. Infusión de Boldo: El boldo nos ayuda a proteger el hígado y el páncreas así como a prevenir la pesadez estomacal, facilitando la digestión de grasas. También tiene un efecto diurético que nos ayuda a eliminar líquidos y toxinas. Es un excelente depurativo.

  6. Infusión de alcachofa: Este tipo de infusión ayuda a expulsar la bilis, facilitando la descomposición de las grasas. Es ideal para tratar las digestiones lentas y pesadas. Acaba con la pesadez, la distensión abdominal y los gases.

  7. Infusión de hierba luisa: Esta hierba ayuda a evitar flatulencias, digestiones lentas y espasmos digestivos. Además, su sabor característico la hace muy atractiva para tomar a diario.

Cómo preparar una infusión

Preparar una infusión es muy sencillo. Hay que seguir una serie de pasos básicos para disfrutar de todo el sabor y los beneficios de la hierba que escojas. Solo tienes que:

  1. Colocar las hierbas en un recipiente.

  2. Verte la cantidad de agua hirviendo que desees tomar.

  3. Tapar la infusión y dejarla reposar durante al menos 5 o 10 minutos.

  4. Colar el líquido o retirar el colador de la tetera.