Cómo deslumbrar esta Navidad con una mesa decorada con flores

Responsive image

by Luis Marchal
Interflora nos cuenta cómo vestir y decorar la mesa estos días para darle un toque natural o más sofisticado, según el estilo de cada uno, y que todo quede perfecto.
 

Interflora nos brinda consejos para decorar la mesa de Navidad con flores y que sea todo un éxito. Las coronas de adviento, junto con los centros navideños, son siempre una buena elección. Si eres de gustos clásicos; las ramas de pino, muérdago o acebo, y también las piñas quedan geniales. Pero si quieres innovar y darle a tu centro o corona un aire más personal, apuesta por ramitas de pinsapo o flores navideñas de larga duración, como el Ilex, el Amarilis y los frutos como bayas rojas secas.

También, este año, es tendencia incluir materiales secos naturales como el algodón, la lunaria, las proteas secas o el broom (retama).

Una mesa grande da mucho juego. Puedes decorarla con pequeños jarrones adornados con ramas de pino, de acebo, etcétera. O colocar un gran centro hecho con ramitas naturales, velas rojas o doradas, piñas secas y flores y frutos como el hypericum, el rozenbottel, tulipanes y alstroemerias, que le darán un toque muy, muy especial. También es tendencia repartir a lo largo de la mesa pequeños ramos tipo bouquet, de formas redondeadas.

Asimismo, si tienes sitio, añade algún elemento como pequeñas cajitas de madera o alguna figura o muñequito navideño para darle una nota extra de color.

Si tu Navidad es más íntima y tienes una mesa sólo para dos, bastará con un pequeño jarrón bajo con flores rojas o blancas (o ambas) y un toque de acebo o muérdago.

Tanto si es una mesa grande como pequeña, no olvides nunca que debe dar una sensación agradable, acogedora y sin excesos que interrumpan la conversación o sean un estorbo para comer.

como-deslumbrar-esta-navidad-con-una-mesa-decorada-con-flores

Otros detalles importantes con los que triunfar

Si tus platos son blancos (o de un solo color) atrévete este año a decorarlos con algunas hojas secas, ramitas de pino o pequeñas piñas pintadas con los colores de la Navidad, como rojos o dorados. Si quieres darle un look total a la vajilla y a la mantelería, saca al artista que llevas dentro y haz unas tarjetitas con flores prendidas para identificar el sitio de cada comensal o unos servilleteros de manera similar.

No te olvides de las sillas y dales también un toque navideño. Son un elemento importante, aunque no lo parezcan. Cuelga en la parte posterior unas pequeñas guirnaldas hechas con ramitas verdes de muérdago, pinsapo, pino y acebo, y ¡voilá!

Si quieres hacer tu propio centro de Navidad, ¡toma nota!

1. Lo primero es elegir la base más adecuada. Lo mejor es una base de esponja para que puedas regar tus flores sin problemas. Pero, si no, puede ser una bandeja, una cesta, un plato grande o una caja de cartón o madera, en la que tendrás que incorporar una esponja para que absorba el agua. Encuentra la forma que más te guste: circular, rectangular, cuadrada, etcétera.

2. Escoge tus flores y plantas favoritas, serán las protagonistas del centro de mesa. Ahí ya depende de tu estilo, más clásico o innovador. Las ramas de pino, las hojas de roble, el muérdago o el acebo y las piñas son habituales en este tipo de decoraciones, pero puedes decorarla también con tus flores favoritas.

3. Además de las flores y elementos vegetales, añade algún detalle navideño como un poco de espumillón, velas o alguna pequeña guirnalda de luces led.

4. A la hora de decorar, recuerda que los colores tradicionales como el verde, el rojo, el blanco o el dorado siguen siendo los protagonistas, pero también otros tonos y acabados como las decoraciones en tonos beige y tierra, con materiales verdes naturales y un toque de dorado mate.