¿Quieres mantener una dieta equilibrada durante todo el año?

Responsive image

by Sofía Borrás
Con el objetivo de ayudar y concienciar a todos los ciudadanos de la importancia de cuidar de su salud teniendo en cuenta todos los ámbitos de su día a día, y no solo después de los excesos de las vacaciones o la operación bikini, la aseguradora de salud Cigna ofrece los siguientes consejos:
 

1. Planificación del menú antes de hacer la compra.

Te permitirá evitar gastos innecesarios y conseguir una buena alimentación. Lo mejor para evitar caer en hábitos nutricionales inadecuados es establecer una planificación semanal con el menú diario y su lista de la compra correspondiente. Para lograrlo, es muy importante ir al supermercado sin hambre, detallar en la lista únicamente lo que se necesite comprar y delimitar un presupuesto. Todo esto ayudará a comprar de forma saludable esquivando el aumento generalizado de los precios.

2. Almuerzo de casa: más saludable y económico.

Siempre que se pueda, es mejor llevar tu propio almuerzo al trabajo y evitar comprar algo en el momento, seguramente más calórico. Así resultará mucho más fácil llevar la cuenta de las calorías y, además, ahorrar dinero.

3. Buscar alternativas saludables o alimentos saciantes.

Si realmente se siente la necesidad de ingerir algún alimento, existen multitud de alternativas saludables y deliciosas por las que optar: fruta fresca, frutos secos crudos o tostados sin sal, yogur natural, pepinillos y encurtidos, queso fresco, palitos de verduras (zanahorias, calabacines, tomates cherry, etc.) o se puede optar por alimentos saciantes que impidan no comer más de la cuenta entre horas, como es el caso de las manzanas, los plátanos, los lácteos sin azúcar o los alimentos altos en fibra, o apostar por alternativas saludables a la hora del tentempié.

4. Cambiar de actividad si el hambre acecha

Pequeños gestos como levantarse de la silla y moverse, realizar estiramientos, poner en práctica algunos ejercicios de relajación… serían suficientes. El objetivo es distraer la mente y ocupar el tiempo con otras actividades.

5. Hacer ejercicio, también ayuda.

La práctica del deporte es uno de los pilares para llevar una vida saludable a cualquier edad y un punto importante para generar apetito. Ya sea salir a correr, dar largos paseos, jugar un partido de fútbol con los amigos o hacer yoga, practicar algún deporte te hará estar más saludable y ayuda a mantener un buen ánimo, pero, sobre todo, ayuda a mantener un orden en los horarios y en las comidas.