La algarroba te atrapará por su dulzura y su parecido con el chocolate

Responsive image

by Merce Rey  
Su harina es muy apreciada en el ámbito de la repostería para preparar bizcochos, galletas o magdalenas. La algarroba es dulce de serie, libre de gasas y rica en fibra.
 

Este comestible proviene de un árbol llamado algarrobo del que emergen unas vainas, como si fueran de habas o alubias, y en ellas se resguardan las semillas. Estas cápsulas alargadas y de color verdoso al inicio van cambiando de tonalidad hasta pasarse al marrón oscuro cuando están maduras. En el momento en que su parte exterior está seca se procede a extraer la semilla y "la pulpa, que es lo que se llama a la vaina, se muele y de ahí es donde se obtiene la harina de algarroba", apunta Mónica Acha, dietista, nutricionista y tecnóloga de los alimentos, en su canal Simple Blending. Además de utilizarse en tiempos pasados como alimento para los animales, era empleada para consumo humano en épocas de escasez.

Aunque estos no son los únicos usos. Por ejemplo, "de las vainas se puede obtener también alcohol, azúcar y ciertos productos laxantes" y de las distintas partes que componen la semilla (cutícula, endospermo y germen) se puede conseguir "celulosa, goma y aditivo para conservas alimentarias", entre otros usos, tal y como apuntan desde la página web mapa.gob.es.

Acha explica algunas de las curiosidades de la harina de algarroba. Esta ya era utilizada en la antigüedad porque además de estar a un precio económico, "era un subproducto muy saciante y con sabor dulce natural, que servía para favorecer ese consumo de energía" y en la actualidad se emplea como "sustituto del cacao en polvo", ya que guarda similitud en cuanto a color y sabor dulce. Por otra parte, otro de sus aspectos a destacar es que "no tiene apenas grasa" y cuenta con "fibra en su composición".

Para dar y tomar

Pero no sólo posee estas propiedades, puesto que sus semillas contienen "mucílagos, que en aplicaciones medicinales tienen la facultad de ejercer una acción favorable contra las inflamaciones de las mucosas, reduciendo la irritación, tanto en vías respiratorias como digestivas, actuando adecuadamente contra las diarreas". Y son beneficiosas para aliviar "el dolor de las contusiones", exponen desde hogarmania.com.

Por otra parte, la harina de algarroba "no contiene gluten" y, a diferencia de otros tipos, esta no puede ser utilizada para que la masa aumente su volumen y pueda "levar" y en ese caso "habría que combinarla con otra harina" que pudiese hacerlo. Asimismo, es una buena alternativa al cacao soluble, añade la experta.