La depresión puede contribuir a la pérdida de cabello

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Un estado de ánimo bajo puede afectar al crecimiento del cabello y causar su caída. Eso es así. El primer paso es consultar con el médico quien recomendará el mejor tratamiento para cada persona. Además, hoy existen muchos complementos alimenticios naturales para reparar el daño capilar.
 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi mil millones de personas en el mundo estaban afectadas por un trastorno mental, siendo la depresión un problema de salud pública que ha ido en aumento en los últimos años.

Los efectos de un bajo estado de ánimo afectan a muchos componentes de la salud. Las personas que sufren depresión suelen descuidar su alimentación y, con ello, la ingesta de nutrientes esenciales para la salud, en general, y para el cuidado del cabello, en particular; además del descuido físico, abandonando también las rutinas de cuidado capilar.

De hecho, algunas investigaciones evidencian que puede haber una correlación entre la pérdida de cabello y la depresión, particularmente en mujeres menores de 50 años. Estos estudios demostraron que del 54% de mujeres que reportaron pérdida de cabello, el 29% también experimentó al menos dos síntomas claves de depresión.

¿Se puede tratar?

La depresión, por tanto, puede afectar al crecimiento del cabello y causar su caída. Las personas que la sufren pueden notar que el cabello se vuelve más seco, apagado y quebradizo. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la pérdida de cabello causada por problemas de salud mental puede tratarse.

En cualquier caso, aquellas personas que sufran algún trastorno mental deben consultarlo con el médico que podrá referir al profesional más adecuado que estimará el mejor tratamiento para cada caso. Pero, además, existen algunos complementos alimenticios naturales que pueden acompañar en este proceso para ayudar a reparar el daño capilar.