Mentiras sobre las drogas

Responsive image

by Carmen Reija
Resulta fundamental comprender que nada bueno se puede relacionar con las drogas, y debemos evitar caer en ellas, pues empezar a consumirlas es fácil, pero dejarlas resulta complicado.
 

Quizás, lo que más daño hace es pensar que lo que dicen los amigos es real y que las experiencias que ellos han vivido se van a reproducir en nosotros. Aquí van unos datos que circulan entre los más jóvenes y que, por supuesto, son totalmente falsos:

Mentiras sobre el alcohol

  • Beber el fin de semana no hace daño. Es el error más frecuente y que provoca una gran afluencia a los botellones con las consecuencias personales y sociales por todos conocidas.
  • Una copa de vino previene problemas cardiovasculares. Está comprobado que no sucede lo mismo en los jóvenes. Además, tomar varias copas de vino habitualmente provoca el efecto contrario: graves patologías relacionadas con el corazón y el aparato circulatorio.
  • Consumirlo aumenta la potencia sexual. No es cierto, facilita el acercamiento inicial y la capacidad de relación, pero, al llegar el momento, suele provocar impotencia e incapacidad para consumar la relación.

Mentiras sobre la cocaína

  • "Yo controlo" es la frase más frecuente e incierta de sus consumidores. Empiezan por tomarla el fin de semana y acaban enganchados, pues genera una gran dependencia.
  • Mejora las relaciones sexuales. Es mentira, ya que su consumo prolongado causa impotencia, problemas de eyaculación e infertilidad en los hombres. En las mujeres reduce la apetencia sexual y provoca infertilidad.
  • Aumenta las ganas de fiesta. Inicialmente sí porque es un potente estimulante del sistema nervioso; con el tiempo se produce un "bajón" muy intenso caracterizado por cansancio, fatiga y depresión.

Mentiras sobre el cannabis (porros)

  • Es mejor que el tabaco. No es cierto, pues la forma de consumo aumenta la cantidad y potencia de los compuestos carcinogénicos; también se relaciona con la bronquitis crónica y problemas cardíacos.
  • Su consumo esporádico no engancha y tiene efectos positivos, pues se usa en medicina. Es falso porque su uso terapéutico está pautado para casos y concentraciones concretas que nada tienen que ver con su utilización lúdica.
  • No tiene efectos secundarios, sólo te relaja. Es falso; ya se ha demostrado que el consumo crónico de marihuana tiene relación directa con el padecimiento de depresión, ansiedad y/o brotes psicóticos con tendencia al suicidio.

Mentiras sobre las pastillas (éxtasis, etc.)

  • No son malas porque sólo las tomo el fin de semana. Es falso, pues sus efectos se prolongan en el tiempo y llegan a enlazarse con el viernes siguiente en el que se reinicia el consumo.
  • No estoy enganchado. Falso, se ha demostrado que producen, como mínimo, dependencia psicológica, social y emocional.
  • No tienen efectos secundarios. También es mentira, pues provocan trastornos del sueño (insomnio, pesadillas), psiquiátricos (paranoias, depresión, crisis de angustia), pérdida de apetito y peso, problemas cardiovasculares, neurológicos y respiratorios, etc.