3 ideas para comprender lo que de verdad importa

Responsive image

by Carmen Reija
Todos hemos cambiado porque el confinamiento, la nueva normalidad y los rebrotes nos han afectado de una manera u otra. Ha llegado el momento de hacer balance y decidir lo que de verdad es importante para cada uno. Y es más fácil de lo que parece.
 

¿He cambiado?

Quizás no te hayas dado cuenta, pero algo ha cambiado en ti. Seguro. Hemos vivido semanas complicadas por lo diferente, hemos tenido que adaptarnos a vivir encerrados, hemos reducido nuestros contactos sociales y ahora tenemos que readaptarnos a la "nueva normalidad" siendo "personas nuevas". No podríamos hacerlo de ninguna otra manera.

Propósitos nuevos

Cada uno tendrá sus experiencias personales que le habrán llevado a tomar ciertas decisiones. Unos quieren abandonar la ciudad y vivir en el campo; otros desean viajar porque no habían podido hacerlo; algunos desean un nuevo trabajo y muchos han pensado en lo que de verdad importa.

Obstáculos a superar

Cuando nos planteamos todo lo que hemos estado rumiando, confirmamos la sospecha que ya teníamos. No es posible hacerlo todo a la vez. Ni siquiera resulta sencillo alcanzar secuencialmente los objetivos previstos. Encontramos demasiados obstáculos complicados de superar.

Cambiar de casa no es fácil porque estamos limitados por múltiples factores (hipotecas, encontrar la que deseamos, etc.). Viajar a los lugares que siempre hemos deseado se ha convertido en un impulso incontrolable, hasta que descubrimos la cantidad de medidas que es necesario cumplir. Encontrar un nuevo trabajo es un reto interesante que, con la crisis económica que padecemos, se ha transformado en una carrera de fondo que requiere más paciencia de la que tenemos. Nada es imposible, pero no podemos negar que es complicado.

Lo importante. Cómo conseguirlo

Y llegamos al punto crucial. Lo que de verdad importa. Es algo muy personal, pues cada uno tiene sus prioridades. Centrarse en las propias constituye el perfecto primer paso para lograr el objetivo deseado. Las relaciones personales se han convertido en un punto de interés para un elevado porcentaje de la población. A este nivel, sería recomendable:

  • Analizar nuestra agenda personal. Muchas personas han comprendido que muy pocos de sus "amigos" han permanecido a su lado en esos difíciles momentos. Creen que no era tan difícil mantener la relación previa, pero se han sentido abandonados. Reducir su agenda de contactos y eliminar de ella a todos los que no merecen formar parte de su vida, ha sido su decisión.
  • Buscar y promover relaciones positivas. La mayor parte de las relaciones que mantenemos no tienen ningún sentido. No es necesario estar siempre rodeado de personas vacías que no aportan nada o envidian tu felicidad o te utilizan mientras les eres útil. Lo realmente importante es disfrutar de momentos de calidad, aunque sean más escasos, porque la emoción que generan lo compensa todo.
  • Disfrutar de la asertividad. Es el momento de eliminar de nuestra vida lo que no es importante. Constituye el pilar básico para poder disfrutar de lo que de verdad merece la pena. Intentar reanimar relaciones que ya están muertas es una pérdida de tiempo y energía que podrías emplear en cuestiones más interesantes.