10 disciplinas deportivas que benefician a la salud mental

Responsive image

by María Robert 
El estudio ‘Deporte y salud mental’ identifica varias actividades físicas capaces de reducir los efectos de algunos de los problemas más frecuentes en las terapias profesionales
 

Que el deporte es bueno para la salud lo sabemos de sobra. Ayuda a prevenir enfermedades, a mejorar las condiciones físicas, etcétera ectétera. No obstante, el ejercicio tiene más beneficios de los que somos conscientes. Entre otros, son un aliado para la mente.

Así lo desvela el estudio Deporte y salud mental, realizado por la plataforma de wellness Gympass en colaboración con la aplicación de psicólogos online Ifeel, que una vez más prueba la importancia de practicar deporte para lograr un equilibrio tanto físico como mental.

Recomendaciones

Es más, según dicha publicación, existe una disciplina deportiva especialmente recomendada para mejorar cada trastorno psicológico, reduciendo sus efectos y ayudando a la terapia. Estos son algunos:

Ansiedad y yoga

Es uno de los trastornos que están a la orden del día, en muchas ocasiones unido al estrés. Por eso, esta disciplina física y mental puede ayudar a controlar la respiración, conseguir consciencia sobre el cuerpo y gestionar las emociones de forma positiva.

Depresión y boxeo

Ya sean en ring o contra un saco, este deporte de contacto puede ayudar a los síntomas de la depresión. La clave está en que consigue aumentar las endorfinas, mejorando el estado de ánimo, y fomentando así la confianza y autoestima.

Ataques de pánico y pilates

El sistema de entrenamiento físico y mental está especialmente recomendado, según `Deporte y salud mental´ para las personas propensas a sufrir episodios de ataques de pánico. Les sirve para controlar los impulsos y brindarles mayor capacidad para concentrarse.

Insomnio y running

Entre otros tantos beneficios, los ejercicios aeróbicos como corren es un remedio contra el trastorno del sueño en tanto que favorecen la circulación sanguínea y la frecuencia cardíaca. Así, el cuerpo se relaja y consigue descansar.

Falta de habilidades sociales y deportes de equipo

Detrás de las dificultad para interactuar con otras personas suele haber poca destreza comunicativa, así como problemas de autoestima. Por lo tanto, practicar deportes en grupo es una buena opción para soltarse en las relaciones sociales.

Dificultades de soledad y natación

Aconsejable para las personas que lleven mal el estar solas y que a su vez quieran mejorar en ese aspecto. Nadando se aíslan de exterior y aprenden a compartir espacio solo con ellos mismos.

Problemas de pareja y bailes de salón

Hacer planes en pareja ya de por sí es beneficioso para la buena marcha de cualquier relación, pero el baile, además, fomenta el contacto físico, la coordinación a la par, y es una actividad divertida.

Baja autoestima y ciclo indoor

Cualquier deporte viene bien para ganar autoestima, aunque el spinning es especialmente completo para aprender a quererse uno mismo. Ayuda a quemar grasas y tonificar, al tiempo que socializas y disfrutas de la música.

Duelo y Karate

Superar la pérdida de un ser querido puede ser menos difícil con algún deporte propicio para descargar emociones, que requieran conciencia del cuerpo y aprender a controlar la energía.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y Taichi

El taichi es requiere de un entrenamiento riguroso, bastante capacidad de concentración y coordinación y control sobre el cuerpo. Estas aptitudes son excelentes para tratar el TDAH.

Queda claro que el deporte es mucho más que una forma de culto al cuerpo. Practicarlo regularmente en cualquiera de sus variantes es una ayuda para encontrarnos mejor física y mentalmente. Ya lo decían los romanos: mens sana in corpore sano.