¿Qué son los ejercicios isométricos y cómo pueden ayudarte tras el parto?

Responsive image

03-10-2020 by Mirian Díaz
Los ejercicios isométricos tonificarán tus músculos y te ayudarán a combatir el dolor de una contractura sin necesidad de moverte del sitio
 

En el entrenamiento isométrico se trabajan los músculos a través de posiciones estáticas. Gracias a ella se consigue tonificar la musculatura de forma efectiva. En un primer momento se empleaban en los procesos de rehabilitación, de forma que el paciente pudiera recuperar el tono muscular en las zonas que debían permanecer inmóviles durante un tiempo. Sin embargo, hoy día es utilizado por aquellas personas que desean tonificar el cuerpo sin necesidad de hacer un ejercicio tan dinámico.

Aprende a hacer ejercicios isométricos sencillos

  • En primer lugar, mantén un peso sin hacer ningún movimiento. Por ejemplo, con los brazos en cruz, sujeta dos botellas de agua.
  • Ejerce presión sobre algo que oponga resistencia a tu fuerza, como puede ser empujar una pared. Así, podrás hacerlo en cualquier lugar y sin necesidad de contar con un equipo deportivo costoso.

En realidad, existen multitud de ejercicios isométricos que puedes hacer desde casa. Los hay más sencillos y más complicados, todo dependerá de tu forma física y de lo que quieras conseguir. De cualquier forma, es cuestión de tiempo. Puedes empezar con ejercicios muy sencillos como los anteriores e ir aumentando el nivel de intensidad de forma paulatina.

De momento, a la hora de aumentar el tono, prueba a hacer de 3 a 5 contracciones musculares cada día que duren unos 6 segundos, empleando otros 6 de descanso. La idea es emplear la fuerza del músculo sin llegar a forzarlo demasiado, algo que podría acarrear una lesión.

Para empezar no está nada mal. De hecho, es algo que podrás utilizar como base antes de avanzar. Ten en cuenta que conseguirás mayor o menor tono muscular en función del número de contracciones isométricas que hagas, de su intensidad y de la duración de las mismas.

Hazlo desde casa

Para llevar a cabo esta práctica no necesitas emplear ningún aparato o máquina que encontrarás en un gimnasio. Además, no tendrás que dedicarle demasiados minutos al día para notar los resultados.

Estos ejercicios son sencillos de realizar y su mayor ventaja es que activan los músculos de forma rápida, principalmente en lo que se refiere a las fibras rojas, una parte de la musculatura del tronco más resistente que no necesita moverse tanto como la de las extremidades.

Es cierto que no todo el mundo puede desempeñar esta actividad. Estos ejercicios tienden a aumentar la presión sanguínea. De ese modo, las personas que padecen algún riesgo cardiovascular, deberían consultarlo antes con un experto.

¿Qué beneficios están asociados a este ejercicio?

En los ejercicios isométricos no tendrás que moverte demasiado, lo que no significa que su ejecución no requiera control y esfuerzo. Se trata de contracciones musculares, donde no existe movimiento articular. Ahora bien, ¿qué beneficios conlleva?

  • Tonificar y estirar la musculatura
  • Cuidar y proteger la zona lumbar
  • Conseguir un abdomen más fuerte
  • Cuidar la postura corporal
  • Mejorar el equilibrio
  • Aliviar el dolor de las contracturas