Disney advierte sobre el contenido racista en sus clásicos, ¿debería hacer lo mismo con los mensajes sexistas?

Responsive image

by María Robert 
“Estamos en el proceso de revisar nuestra biblioteca y añadir avisos al contenido que incluye representaciones negativas o maltrato de personas o culturas”, informa la factoría antes de la reproducción de alguna de sus películas
 

Más vale tarde que nunca, y tras muchas críticas, finalmente Disney da la razón a quienes denuncian el contenido inapropiado de algunos de sus clásicos. A partir de ahora la plataforma Disney+ advierte a sus suscriptores de las connotaciones racistas de películas como Dumbo (1941), Peter Pan (1953) o El libro de la selva (1967) antes de su reproducción.

"Como parte de nuestro compromiso continuo con la diversidad y la inclusión, estamos en el proceso de revisar nuestra biblioteca y añadir avisos al contenido que incluye representaciones negativas o maltrato de personas o culturas", informa la compañía en un comunicado. En lugar de eliminar contenido, agrega, "vemos una oportunidad para iniciar una conversación y un diálogo abierto sobre la historia que nos afecta a todos". Subraya además que el aviso no es nuevo. Hasta ahora, la descripción de esos mismos filmes incluía un mensaje alertando de que "este programa se presenta como se creó originalmente. Puede contener representaciones culturales desactualizadas".

Ahora bien, aunque este paso sea un acertado gesto para abrazar la inclusión y la diversidad, ¿qué pasa con los múltiples estereotipos de género en otras tantas películas de la factoría? De momento, nada. Y eso que ya van unas cuantas generaciones creciendo con mensajes sexistas.

disney-advierte-sobre-el-contenido-racista-en-sus-clasicos-debe¿Cuánto han cambiado los tiempos?

La primera princesa Disney, la `hermosa´ Blancanieves, ha cumplido la friolera de 83 años. La Cenicienta y La bella durmiente datan de los años 50. Y otras historias de princesas cuyos estereotipos de género son cuestionables, como La Sirenita o Aladdin también han pasado la treintena.

Hasta mitad de los 90, con el estreno de Pocahontas y Mulán, la compañía no empezó a virar un poco el rumbo dando protagonismo a mujeres determinadas e independientes.

Como subraya The Washington Post en un artículo "¿Por qué los personajes están tan obsesionados con la apariencia de Blancanieves? ¿Por qué Cenicienta no tiene talentos o pasatiempos? ¿Y por qué la Bella Durmiente no hace nada más que drogarse y esperar el rescate?"

Estereotipos arraigados

Hay quien puede llegar a pensar que todas esas historias están desfasadas. Pero los estereotipos que defienden estas discutibles heroínas son notablemente resistentes. Por ejemplo, varios estudios han demostrado que se tiende a asociar la bondad con la belleza, un vínculo perpetuado en las películas de Disney.

Otra investigación ha analizado el diálogo en las películas de la factoría, de tal modo que descubrieron que los filmes de princesas de 1989-1999, la era del ´renacimiento´ de Disney, están sorprendentemente dominadas por hombres. Ellos hablan el 71% del tiempo en La bella y la bestia (1991), el 90% del metraje en Aladdin (1992), y el 76% en Pocahontas (1995).

disney-advierte-sobre-el-contenido-racista-en-sus-clasicos-debeLas películas de los 2000

Eso sí, hizo un mejor trabajo con Enredados (2010), cuyos personajes femeninos hablaban el 52% de las líneas, y Brave, donde los hombres solo tenían el 26% del diálogo. Pero Frozen (2013), la favorita por excelencia de las niñas de hoy en día, decepcionó en este sentido: el 59% de los que hablaban en ella eran hombres. Y eso a pesar de que las protagonistas indiscutibles son las dos hermanas, Elsa y Anna.

Con lo cual, hay que reconocerle a Disney sus esfuerzos por modernizarse, pero tiene mucho trabajo por hacer. Por un lado, reinventando el discurso de sus caracteres femeninos como ya está haciendo. En cuanto a los clásicos no se trata de borrar del mapa su existencia. Al contrario. Explicados correctamente pueden ser muy útiles para visibilizar los mensajes que los niños y niñas deben identificar y rechazar.