Así es Rovaniemi, la encantadora ciudad donde vive Papá Noel

Responsive image

by María Robert 
La capital de la Laponia finlandesa es una zona de ensueño, que ofrece experiencias increíbles en cualquier época del año
 

¿Alguna vez has soñado con visitar la Laponia finlandesa? Si no lo has hecho, deberías. Con un extenso desierto ártico, paisajes nevados de ensueño, coloridas auroras boreales y manadas de renos campando a sus anchas, esta zona del Círculo Polar Ártico es sencillamente un destino de fantasía para cualquier viajero. Especialmente imponente es Rovaniemi, la capital. Allí puedes experimentar tu propia película navideña.

Ofrece tantas cosas increíbles por hacer que lo difícil es saber por dónde empezar. Aunque en estas fechas miles de viajeros la visitan por una atracción concreta: ser la ciudad natal del mismísimo Papá Noel. Por eso, la mejor época para disfrutarla es el invierno, y si es cerca de la Navidad, muchísimo mejor.

Si bien en verano las temperaturas son suaves y la afluencia de visitantes, bastante baja. Igualmente, podrás observar un fenómeno impresionante de la naturaleza, el sol de medianoche. Del 6 de junio al 7 de julio el sol permanece en el horizonte durante 24 horas seguidas.

Así que es cuestión de preferencias, porque igualmente te sorprenderá.

Conoce a Papá Noel

No obstante, vayas en la época que vayas, ninguna visita a Laponia está completa sin conocer a Papá Noel. Da igual si vas con niños, es una actividad que nunca olvidarás.

Santa Claus Village es un parque temático situado a unos 8 kilómetros de Rovaniemi. Está abierto todos los días del año, y además de visitar a Santa en su despacho y mandar cartas desde la oficina de correos, sus instalaciones las atraviesa el majestuso Círculo Polar Ártico. Si lo cruzas puedes recibir un certificado de haber estado en uno de los cinco paralelos terrestres.

asi-es-rovaniemi-la-encantadora-ciudad-donde-vive-papa-noel

De la misma manera, muchos visitantes no pueden resistirse a la experiencia de un tour con renos. Ser arrastrados en un trineo a -15 grados, con la puesta de sol de fondo, es desde luego una actividad irrepetible e inolvidable. Normalmente es mejor contratar esta actividad en granjas privadas para poder alimentarlos y pasar un rato con estas animales tan preciosos.

Las auroras boreales

Además, si hay un sitio donde la magia de la naturaleza se presenta en su máximo esplendor, ese es Rovaniemi. En la Laponia finlandesa se manifiestan las auroras boreales hasta 200 noches al año, un imponente espectáculo astral que puedes presenciar desde finales de agosto hasta comienzos de abril. Eso sí, no hay manera de predecir cuando aparecerán, aunque ya existen apps que alertan sobre su presencia.

Sería redondo que te pille el fenómeno de las auroras boreales mientras estés de visita, y encima lasobservaras durmiendo en un iglú de cristal, otra de las tantas atracciones que tiene Rovaniemi. En las inmediaciones de la ciudad se ubica el complejo Artic SnowHotel, donde podrás pasar la noche mirando al cielo bien caliente y con total comodidad. Además, este alojamiento ofrece la experiencia de probar una sauna de hielo. Desde luego, algo único.

Y por supuesto, una buena cata de platos autóctonos no puede faltar. Cenar en el restaurante Snowland, un clásico entre los restaurantes iglús de Laponia, es algo que no te debes perder. Cuentan con menús con precios comprendidos entre los 65 y los 90 euros por persona. En todos ellos la materia prima es la carne de reno.

Como ves, Rovaniemi es mucho más que la aldea de Papá Noel.