Käthe Wohlfahrt, artesanía bávara que "engancha" en el Gótico barcelonés

Responsive image

by Anna León
¿Se han preguntado alguna vez cómo pasan las Navidades en el sur de Alemania? Para salir de dudas, nada más fácil que acercarse a la tienda Käthe Wohlfahrt (Banys Nous, 15) y dejarse llevar por la magia que desprenden sus más de 300 m2, al alcance de barceloneses y foráneos desde hace ya un año
 

Estos días, colas "kilométricas" de gente dan la vuelta a la esquina de la calle Banys Nous con la plaza Josep Oriol de Barcelona. Todos ellos esperan que a las 11 de la mañana, el equipo de Käthe Wohlfahrt abra las puertas de su primera tienda en nuestro país y una de las más grandes del continente europeo. Hace un año por estas fechas, la firma alemana Käthe Wohlfahrt, fundada por Wilhelm y Käthe Wohlfahrt, inauguraban este establecimiento tras haber convertido una antigua cestería en un pueblo bávaro navideño, con sus casas nevadas y su abeto gigantesco, de cuatro metros y medio.

En el establecimiento, no podían faltar figuras a tamaño natural de los tradicionales cascanueces de la Alemania del Este, así como colgantes u otros objetos que hacen un guiño a símbolos de la cadena, que ya cuenta con 27 tiendas en Europa y Estados Unidos. Como el coche rojo lleno de regalos que aparca frente a la matriz ubicada en Rotherburg (Alemania).

kathe-wohlfahrt-tradicion-y-artesania-bavara-que-engancha-en-el

Tradiciones y costumbres bávaras, ahora en Barcelona

Sea como fuere, mientras paseas por las calles de este peculiar pueblo bávaro, también te impregnas del espíritu navideño de la zona, puesto que llegas a conocer algunas de las tradiciones y costumbres navideñas del sur de Alemania, transmitidas de generación en generación, por estas fechas. Como la Christmas Pickle que consistía en ocultar un pepinillo en salmuera dentro de un abeto. El niño que lo encontraba, solía recibir un regalo extra. En Käthe Wohlfahrt se puede adquirir este pepinillo y, de paso, animar a los más pequeños a buscarlo entre el sinfín de bolas de vidrio y todo tipo de adornos navideños que cuelgan de nuestro árbol.

kathe-wohlfahrt-tradicion-y-artesania-bavara-que-engancha-en-el

Entre los artículos más populares y con más éxito de la tienda destacan los cascanueces de madera pintados a mano e inspirados en personajes de obras literarias y del ballet clásico. Como el cuento navideño "El Cascanueces", con partitura de Txaikovski. "Estos cascanueces suelen representar a personajes poderosos -reyes, soldados y policías- y se hacían con un propósito: reirse de las personalidades con más estatus social de la época. Era una manera de decirles: ´Tienes mucho poder, pero te voy a utilizar como cascanueces´. Ahora, cada vez se conocen más y son muy apreciados entre nuestros clientes", explica, con una sonrisa, Montse Soriano, responsable de la tienda Käthe Wohlfahrt en Barcelona.

Mil y un detalles en madera, estaño, latón y vidrio

Cada cascanueces se compone de un gran número de piezas que se tornean aparte, pintan y enganchan después. Esta forma de trabajar es una característica de la empresa, donde se presta atención a los detalles en cada uno de los adornos u artículos (más de 6.000) elaborados en madera, estaño o latón. "En algunos casos, las piezas son auténticas miniaturas. Imagínate el grado de dificultad que implica cada una de estas figuras. Además, se trabaja mucho la expresión del rostro, que intenta plasmar unas emociones u otras", añade.

kathe-wohlfahrt-tradicion-y-artesania-bavara-que-engancha-en-el

Lo que más se vende

Junto a los cascanueces, los quemadores de incienso son otro de los artículos más vendidos y veteranos de esta enseña, ya que los primeros se crearon hace más de dos décadas. "Cumplen una doble función, ya que decoran y aromatizan ambientes. Tenemos varias gamas, relacionadas o no con la Navidad. Por ejemplo, la línea de quemadores veggie es muy divertida y tiene una gran aceptación. Se pueden quemar conos de incienso de lavanda, rosa e incluso con olor a garrapiñada. Una tentación durante estas fiestas", asegura.

Asimismo, destacan las pirámides de madera, cuyas hélices giran gracias al calor de las velas colocadas en la base. O los arcos de luz, también con velas y/o luces led, que se colocan junto a las ventanas de las casas en las noches más frías y oscuras.

kathe-wohlfahrt-tradicion-y-artesania-bavara-que-engancha-en-el

Entre los artículos más típicos, también nos quedamos con los relojes de cuco de madera de la Selva Negra que recrean escenas navideñas o de caza y los adornos que versionan la pastelería alemana, sobre todo las galletas a base de almendras y avellanas y el pan de jengibre, que sustituiría al turrón en nuestro país.

Un guiño a Barcelona

Del abeto de más de cuatro metros cuelgan un sinfín de adornos, entre ellos bolas de vidrio con franjas de colores inspiradas en las chimeneas del Palau Güell, de Gaudí. "Con ellas inauguramos la tienda el año pasado y las hemos dejado porque han tenido muy buena acogida. A los clientes les gustan sus colores, pero también los reflejos que hacen cuando gira el árbol", reconoce Soriano, quien detalla otros colgantes que homenajean a la ciudad de Barcelona. Como el taxi en blanco y amarillo, el `caganer´ del Belén o la Virgen de Montserrat, conocida como `la Moreneta´. Todos ellos se hallan en la zona de abajo, junto a las bolas de vidrio, y a los pies del abeto.

kathe-wohlfahrt-tradicion-y-artesania-bavara-que-engancha-en-el

La elección de una ciudad como Barcelona no ha sido cuestión baladí. Soriano nos explica el porqué: "Normalmente abrimos tiendas en ciudades turísticas, como es el caso de la Ciudad Condal. Esto nos permite un flujo de ventas constante, durante todo el año. Los turistas que la visitan, incluso en pleno verano, aprovechan para hacer sus compras navideñas antes de volver a sus países", argumenta.

kathe-wohlfahrt-tradicion-y-artesania-bavara-que-engancha-en-el

En un mundo tan tecnológico como el actual, donde parece que no seamos capaces de vivir sin un dispositivo electrónico al lado, sorprende el arraigo que el espíritu navideño tiene en cada uno de nosotros. "He vivido 30 años en Alemania y me he impregnado de esta esencia navideña. Creemos que aquí pasa lo mismo que allí: la gente empieza comprando algunas piezas y aumentan la colección de un año para otro. Además, estoy convencida de que esta tienda sugiere algún recuerdo de la infancia a la mayoría de nuestra clientela", sugiere. Porque una cosa está clara: la magia es atemporal y "atrapa" a todo el mundo en cualquier época del año.