Cómo mejorar nuestra vida sexual en 2021

Responsive image

by Mirian Díaz
Si quieres que este 2021 venga cargado de amor, pasión y desenfreno, toma nota de estas recomendaciones sencillas
 

Las personas solemos marcarnos varios propósitos para el nuevo año que empieza. Este 2021 llega cargado de mucha esperanza y de ilusiones nuevas. Tras haber vivido un 2020 en cuarentena con el correspondiente distanciamiento social para evitar la propagación de la Covid-19, muchos han optado por intentar mejorar su vida sexual.

Si es uno de tus propósitos de año nuevo, desde aquí queremos lanzarte un capote con una serie de consejos que, de llevarlos a la práctica, te servirán para potenciar tu vida sexual en 2021:

Mejorar la comunicación en pareja

La comunicación en pareja es clave para que ambos podáis disfrutar al máximo. Es muy importante contarle a tu pareja cuáles son tus deseos y fantasías, las cosas que quieres experimentar y si has pensado en utilizar algunos elementos extra como películas pornográficas o juguetes sexuales.

como-mejorar-nuestra-vida-sexual-en-2021

También es muy importante conocerse bien para poder comunicar al otro lo que le gusta en la cama. Incluso la manera más acertada para hacerlo bien es enseñarle directamente.

La comunicación sexual es importante, pero también lo es hablar antes y después del sexo para que exista mayor conexión entre ambos a nivel emocional, intelectual, etcétera. Algunos estudios han demostrado que mantener una charla y las caricias tras haber tenido una relación sexual son fundamentales para que las personas se sientan conectadas.

Mantener un modo de vida sano

Aunque no lo parezca, promover el bienestar general de uno mismo será el hilo conductor para disfrutar de una calidad sexual más satisfactoria. Llevar una dieta sana y equilibrada, así como practicar ejercicio físico de forma regular favorecen nuestra salud y ayudan en la prevención de enfermedades.

Todo ello contribuye a un mejor rendimiento físico general y a mejorar nuestra autoestima, algo que incrementa nuestro deseo sexual y nuestra salud sexual. Al fin y al cabo, el sexo es otra actividad física más. De hecho, se ha comprobado que las mujeres que hacen más ejercicio tienen menos probabilidad de contar con un deseo sexual bajo.

Y si debemos apostar por el ejercicio y la buena alimentación, por ende, deberemos rechazar el sedentarismo y ciertos hábitos tóxicos como beber alcohol o fumar. Estas actividades contribuyen a tener una mala salud cardiovascular, lo que se traduce en el deterioro paulatino de nuestra salud sexual.

Descansar y dormir lo suficiente es otro pilar fundamental. No tener un buen descanso o no dormir bien incidirá negativamente en nuestra salud. De ese modo, cuanto mejor sea la calidad del sueño, mejor serán nuestras funciones diarias, incluyendo el plano sexual.

Disfrutar de momentos en pareja

En una relación de pareja, pasar tiempo juntos es esencial. Lo ideal es hacer cosas que les gusten a los dos, aunque también es posible alternar iniciativas que satisfagan a ambos por separado.

Sea como sea, cuanto más cuidada esté nuestra relación de pareja, mayor será la química y el deseo sexual hacia el otro. El día a día debe ser algo más que hacer las labores de la casa, cuidar de los hijos o trabajar. Los momentos de pareja deben prevalecer siempre y formar parte del día a día.

Conócete mejor y mastúrbate

Lo decíamos antes, si quieres disfrutar del sexo en pareja, es importante conocer las necesidades de uno mismo para después transmitírselas al otro. La masturbación sirve para darse placer a uno mismo, pero también es un punto de referencia para conocerse más.

Además, aunque no tengas pareja, los orgasmos también llegarán de esta forma y estimular los órganos genitales contribuirá a mejorar nuestro sistema inmunológico, reduciendo el riesgo de sufrir infecciones.

Practicar lo que se conoce como "sexualidad de pasillo"

En el sexo hay que innovar, no consiste sólo en practicarlo en el dormitorio. La "sexualidad de pasillo" significa que el sexo en una pareja aparezca espontáneamente, en momentos puntuales y en cualquier lugar.

Puede aparecer tras un abrazo, un beso o una broma, y puede practicarse en otro lugar que no sea la alcoba. Esto contribuirá a deshacerse de la rutina en el sexo y llevar una vida sexual más placentera.