Los Oscar: la hambruna y guerra de "The Crying Steppe"

Responsive image

by Ángela Zorrilla
El cine kazajo sueña con lograr un Oscar con el drama histórico «The Crying Steppe» («El llanto de la estepa»), que muestra la verdadera historia de su país en un filme que revive el dolor de la devastadora hambruna cometida por los bolcheviques hace un siglo.
 

La ampliación de diez a quince del número de cintas semifinalistas que optarán este año al Oscar a Mejor Película Internacional ha dado nuevas esperanzas a los creadores de este largometraje, que cuenta una parte de la historia kazaja silenciada durante años. "Esto permitiría mostrar la verdadera historia del pueblo kazajo a todo el mundo", dijo a Efe el productor del largometraje Ernar Malíkov, quien añade que "el tema del filme estuvo durante largo tiempo censurado" en su país.

La película muestra cómo sucedió la "sovietización" de la naciente República Soviética de Kazajistán en los años veinte y treinta del siglo pasado, cuando se impusieron las políticas bolcheviques que echaron por tierra las tradiciones nómadas de este pueblo para colectivizarlos a la fuerza en koljozes.

El resultado fue la aniquilación prácticamente total de los nómadas kazajos debido a una hambruna que redujo la población autóctona a menos de la mitad, la represión estalinista y la masiva migración al exterior.

La directora y guionista de la cinta, Marina Kunárova, confiesa cuánto dolor le causaba ahondar en los sucesos que relata la cinta y comprender que los Sóviet buscaban que su pueblo olvidara su lengua, su identidad nacional única. "Vinimos a construir el comunismo y lo haremos pase lo que pase", grita en la película un comisario soviético, mientras los soldados del Ejército Rojo masacran a los nómadas, tiñendo de sangre la blancura de la nieve sobre la extensa estepa kazaja.

El proceso de creación del filme fue arduo: entre la revisión de archivos y las filmaciones pasaron más de cinco años.