Consejos para evitar discusiones con tu pareja por dinero

Responsive image

by Mirian Díaz
Mantener una buena economía en pareja no es tan sencillo, aunque estos consejos facilitarán la gestión
 

La confianza es algo clave en las relaciones de pareja, más aún cuando existe una convivencia de por medio y es necesario compartir los gastos más importantes de una casa. Tratar asuntos financieros no siempre es una tarea sencilla y en cualquier momento puede aparecer un malentendido cuando no se hace una gestión acertada o los ahorros no son suficientes para cubrir ciertas necesidades.

En este tipo de situaciones siempre se suele culpar al otro miembro de la pareja y los caprichos de uno mismo se intentan justificar de la mejor manera posible. Ahora bien, para que los problemas económicos entre la pareja no vayan a más y perjudiquen la relación, hay que hacer hincapié en cuenta algunos aspectos importantes.

Recomendaciones para obtener una buena economía en pareja

La economía familiar es algo que debe discutirse con total libertad y sin esconder absolutamente nada. Desde aquí queremos mostrarte algunos consejos para que tus finanzas no afecten tu vida en pareja:

  • Hablar de dinero sin tapujos. Estamos acostumbrados a escuchar aquello de que hay que separar la familia o las relaciones personales de los negocios. Sin embargo, en lo que se refiere a la economía familiar, debemos hablar claramente sobre los problemas que pueden presentarse. Preocuparnos por nuestra familia y por cada uno de sus miembros nos ayudará a plantear soluciones de forma correcta.
  • La pareja ha de tener libertad financiera. Controlar los gastos del otro no es una buena idea. Está bien compartir las cosas, pero el dinero es un tema muy delicado. Los expertos creen que lo más adecuado es disponer de una cuenta conjunta para gastos familiares y cuentas personales para que cada miembro de la pareja pueda desenvolverse con libertad.
  • Marcar objetivos. Ahorrar permite vivir con tranquilidad. Pensar en un futuro financiero incierto es algo que puede provocar ansiedad. Lo más recomendable es compartir objetivos comunes necesarios que se salgan de los meros caprichos personales, como comprar un coche o vivienda o hacer lo posible para obtener una jubilación óptima.
  • Desarrollar un plan o presupuesto. Elaborar una lista de gastos fijos compartidos, como agua, luz e internet, es esencial para marcarse un plan de ahorro y saber cuánto dinero se puede emplear en caprichos como restaurantes, viajes y demás.
  • Evitar ocultar gastos. No es demasiado sano para la pareja ocultar cosas que afecten a la situación financiera. Si los gastos familiares no se pueden solventar por culpa de un gasto personal del otro, la relación podría quedar seriamente dañada.
  • Sinceridad y transparencia. Se trata de dos aspectos cruciales en la relación de pareja. No mentir es algo esencial, tanto en las deudas personales como en el sueldo que se cobra. Esto podría dificultar el hecho de alcanzar ciertos objetivos comunes.
  • Tener un fondo para cualquier emergencia. Vivir más desahogado y contar con un fondo para hacer frente a pequeñas emergencias es fundamental para evitar que las cosas se pongan mal. En cualquier momento puede surgir un imprevisto, como sustituir un electrodoméstico estropeado, solucionar la avería del coche o que uno de sus miembros sea despedido. Para hacerlo bien, bastará con transferir cierta cantidad en la cuenta conjunta e ir obteniendo un fondo de ahorros.