Todo lo que debes saber sobre las pecas

Responsive image

by Merce Rey  
Se tratan de pequeñas manchitas que aparecen sobre todo en la cara, aunque también pueden verse en otras partes del cuerpo, debido a factores genéticos o por la exposición a luz solar.
 

También son conocidas con el nombre de efélides, son manchas pequeñas, redondeadas y de color marrón que aparecen principalmente en el cutis, así como en el cuello, los brazos, los hombros y la espalda. Coinciden con aquellas zonas que están visibles a la luz del sol. Otra de las razones que influye en su aparición es la genética. No deben confundirse con los léntigos que a simple vista son "pequeñas manchas de coloración parduzca que aparecen en cualquier zona del cuerpo y que a diferencia de las pecas no cambian de color con la exposición solar", tal y como apuntan desde la página web sabervivirtv.com.

Pero, ¿por qué se producen exactamente las pecas? Según indican en la fundacionpielsana.es "su formación es similar al efecto por el cual se broncea la piel, conocido como melanogénesis. Al entrar en contacto con el sol, la melanina se distribuye de manera irregular por la piel, creando depósitos algo más densos en puntos concretos". Pero existen unas personas más propensas que otras a padecerlas, es el caso de aquellas que cuenten con "piel clara y cabello rubio o pelirrojo". No emplear protección solar cuando vas a tomar el sol o no utilizar otros elementos de protección como sombrilla, sombrero o gafas puede ser contraproducente para tu salud. Aunque ante cualquier cambio de color, tamaño o forma es aconsejable acudir a un dermatólogo para que te examine exhaustivamente.

No tienen un carácter benigno para la piel, pero hay quien prefiere someterse a un tratamiento. Existen cremas despigmentantes que ayudan a combatir este tipo de manchas u otro tipo de métodos como peeling, láser o luz pulsada. Sin embargo, hay otros remedios naturales para minimizar su aparición, como es el caso de zumo de limón, fresas, aloe vera o pepino, así lo aconsejan desde el canal de YouTube Encolombia. En el caso de primer remedio, tendrás que exprimir el jugo de un limón, empapar un algodón en él y extenderlo por donde tienes las pecas, dejando actuar durante unos 15 minutos, para luego enjuagar con agua tibia y jabón neutro. Si te decantas por la segunda opción, machaca las fresas hasta formar una pasta a la que añadirás un poco de miel.

Para aplicar el tercer consejo, tendrás que mezclar media taza de aloe vera con un durazno, y si pruebas con la última opción, la del pepino, machácalo bien junto con unas ramas de caléndula. Lo importante es que elijas un tipo de solución u otra es que esperes unos minutos antes de retirar la mezcla y enjuagar con agua tibia.

FOTO PRINCIPAL.: Photo by Chermiti Mohamed on Unsplash.