¿Es posible que el amor sobreviva en una pareja sin sexo?

Responsive image

by Mirian Díaz
La mayoría de estas parejas se quieren mucho, pero por una u otra razón han dejado de lado sus relacione sexuales, ¿es posible sobrevivir a eso?
 

Algunos estudios demuestran que al menos el 10% de los españoles en edades sexualmente activas tiene encuentros eróticos con menor frecuencia de una vez al mes. Muchas parejas se enfrentan a la monotonía del día a día y dejan a un lado su vida sexual, algo que no sólo sucede en España.

Algunas parejas o matrimonios pueden permanecer una larga temporada sin practicar sexo e incluso vivir sin él. Sin embargo, no podemos poner etiquetas, porque muchas personas consideran al otro su compañero de vida y disfrutan de otras cosas, siendo capaces de renunciar a las relaciones íntimas.

Tres pilares fundamentales: compromiso, cercanía y deseo sexual

Se trata de parejas poco activas sexualmente, donde ambos coinciden en esa falta de apetito sexual. Ahora bien, ¿es posible ser feliz sin sexo? ¿Una pareja puede funcionar de esta manera? Lo cierto es que no es fácil responder a estas preguntas porque todo dependerá de cómo lo viva cada pareja. Es decir, los problemas aparecerán cuando uno de sus miembros no puede satisfacer sus necesidades sexuales, y la tristeza y la frustración aparecezcan.

La pregunta sería, ¿en estas condiciones puede funcionar? La respuesta es sí. Sin embargo, es posible que la persona lo tenga asumido y busque el sexo fuera de la pareja, en solitario o incluso que sea capaz de interiorizarlo y renunciar a ello. En este caso, será capaz de ser feliz, aunque es posible que no esté a gusto del todo y que piense que su pareja no es la idónea.

Las relaciones de pareja se basan en tres pilares fundamentales, como son el compromiso, la intimidad y la pasión. Cuando uno o varios de estos elementos falla, la pareja tendrá menos probabilidades de funcionar que otra que es capaz de mantenerlos todos.

Ahora bien, cada pareja es diferente y todo dependerá de las necesidades y preferencias de cada una de ellas. Es posible que un matrimonio con hijos que lleva viviendo muchos años con aficiones en común y buenos amigos, puedan convivir felizmente a pesar de no existir intimidad entre ellos. Puede que el cansancio, los niños y la rutina hayan invadido su vida hasta el punto de perder interés en el sexo. Sin embargo, se llevan muy bien y tienen un proyecto conjunto.

En el momento en el que iniciamos una relación, damos rienda suelta a la pasión y cualquier momento es bueno para hacerlo. De hecho, cuando esto sucede, muchos no se cansan de decir que el sexo es uno de los principales placeres de sus vidas. No obstante, cuando el tiempo pasa, la falta de deseo aparece y muchas parejas dejan de intimar.

Los principales motivos de la ausencia de sexo

La vida es muy complicada y tanto los hijos como la casa, el trabajo y el estrés hacen que la vida sexual disminuya. Para que las relaciones sexuales fluyan, la pareja debe estar descansada y relajada, y en muchos casos eso resulta imposible. Los quehaceres diarios nos impiden buscar momentos de paz que aviven el fuego y fomenten la intimidad.

La rutina es otras de las razones que limitan nuestra vida sexual. Sin apenas darnos cuenta, llega un momento en el que nos dejan de interesar los mismos estímulos de siempre: mismo dormitorio, mismas caricias y misma pareja.

También es posible que no se trate de un problema asociado al sexo, sino de algo que va más allá como la falta de comunicación, de complicidad o de empatía. En estos casos, es fundamental buscar el origen de dicho problema y hallar la mejor solución para que la armonía vuelva a hacer acto de presencia.

Por otro lado, las relaciones de pareja pueden funcionar como una montaña rusa. La mayoría pasa por momentos en los que el sexo desaparece por diferentes cuestiones, ya sea un problema familiar o económico, los efectos de una medicación o el nacimiento de un hijo. Una vez se recuperan, lo importante es volver a retomar la vida sexual de antes y no dejar que el tiempo pase en su contra.

¿Quién suele renunciar al sexo con más frecuencia: el hombre o la mujer?

Existe la creencia popular de que la mujer renuncia más a las relaciones sexuales que el hombre. Según parece, las mujeres suelen asociar el sexo con su físico y cuando no se aceptan, su inseguridad y baja autoestima es algo que irremediablemente afecta a su vida sexual.