Barreras de seguridad: qué necesitas saber

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Según la Unión Europea (European Injury Database), cada año aproximadamente 75 niños, de entre 0 y 4 años, sufren lesiones relacionadas con barreras de seguridad que motivan asistencia en un servicio de urgencias. Te explicamos qué hay que tener en cuenta antes de usar estas medidas de proteccuón.
 

¿Está tu hijo empezando a caminar y quieres darle más libertad para caminar por la casa? En primer lugar, es bueno organizar los espacios de forma segura, para evitar que los niños lleguen a escaleras o ambientes donde puedan encontrar productos peligrosos como detergentes, medicamentos, etc. Para delimitar estas zonas, lo ideal es utilizar barreras de seguridad para bebés.

Este tipo de puertas son fáciles de montar y muchos modelos tienen extensiones regulables para que se adapten a distintos tamaños de puertas o aperturas de pasillos, por ejemplo. Al elegir una puerta para bebés, asegúrate de que en la etiqueta se informa de que la barrera cumple la norma europea de seguridad EN 1930: 2011, que asegura que el diseño es adecuado para proteger a niños hasta los 2 años de edad. La recomendación es que no compres barreras a presión para la parte superior de las escaleras. Al no estar atornilladas a la pared, si el niño las empuja pueden volcarse, provocando su caída por las escaleras.

La Asociación Española de Pedriatría recuerda que existen barreras de tipo acordeón, con apertura en forma de uve en la parte superior y con forma de rombo entre los listones, que implican riesgo de estrangulamiento o de que el niño se quede atrapado al intentar atravesarlas o trepar por ellas. Por eso, este tipo de barreras se retiraron del mercado, pero todavía pueden encontrarse en tiendas de segunda mano.

¿Cómo utilizar las puertas de manera segura?

  • Las barreras a presión son adecuadas para la parte inferior de las escaleras o los pasillos.
  • Para la parte superior de las escaleras siempre hay que usar barreras fijas.
  • Cuando el niño esté en casa, asegúrese de que todas las barreras están cerradas.
  • Compruebe los mecanismos de cierre y la estabilidad de la puerta cada vez que los utilice. Verifique que la barrera está correctamente fijada al pasillo o a la escalera.
  • No repare barreras dañadas. Es mejor que lo haga un profesional o que adquiera una nueva.
  • Deje de utilizar la barrera cuando el niño cumpla los 2 años; a esta edad puede trepar o tirar la puerta y lesionarse.