Así debes cuidarte los pies tras el invierno

Responsive image

by Sofía Borrás
Con la llegada del verano es importante poner a punto nuestros pies. Durante el invierno los pies son los más descuidados, al utilizar calcetín y zapato cerrado. Pero con la llegada de las chanclas, sandalias y bailarinas, muchas de las alteraciones que presenta el pie, que con el zapato de invierno quedan amortiguadas, con este tipo de calzado emergen.
 

Estos son algunos de los consejos que el doctor Daniel Mayral Esteban, podólogo del Hospital Quirón Teknon, nos recomienda para preparar los pies ante la llegada del verano:

  1. Las uñas de los pies deben cortarse rectas para evitar que se nos claven y pueda desarrollarse lo que se llama onicocriptosis.
  2. Después de la ducha, debemos secarlos bien e hidratarlos.
  3. Utilizar antitranspirantes con el objetivo de controlar el exceso de sudor que se genera en este periodo de tiempo.
  4. Utilizar el calzado adecuado para cada ocasión.
  5. Si se observa cambios de coloración tanto en las uñas como en la piel del pie ¡acude a tu podólogo de confianza! Y así podrás seguir la mejor opción de tratamiento.

Irritaciones y rozaduras con el uso de sandalias

La llegada del buen tiempo marca el cambio de armario y los zapatos se vuelen más ligeros, pero ¿por qué siempre nos duelen los pies con el cambio de calzado?

"Con la llegada de las sandalias es normal que tengamos dolor e irritación de la piel por las rozaduras de las tiras de las mismas. Antes de nada, debes pensar si estás utilizando el calzado adecuado para la actividad que estás realizando, pues podrías causar stress al pie y crearle una patología", explica el doctor Mayral.

¿Qué podemos hacer para evitar estas irritaciones?

Hidratar bien el pie e incluso hidratar la piel de las sandalias para que éstas sean un poco más flexibles.

Pero ¿Hay zapatos de verano perfectos?

La respuesta es que no, todos son estéticamente muy bonitos, pero tanto las sandalias, como las chancletas, como las bailarinas, no son un buen calzado para estar muchas horas con ellos.

De todas formas, vamos a darte algunos consejos para que tus pies no sufran y tengan una vida saludable:

Es importante utilizar un zapato para cada actividad, no tiene sentido utilizar unas chanclas para caminar o hacer deporte, podemos hacernos mucho daño e incluso arruinar nuestras vacaciones.

Por regla general estos zapatos de verano, no tienen buena sujeción, la amortiguación es insuficiente y muchos de ellos el material de la suela no es el adecuado (lo normal es utilizar unos 2-3 cm de grosor).

Así pues, si quieres un buen zapato de verano, búscate unos que tengan, buena sujeción tanto por delante como por detrás, buena amortiguación, y a ser posible de piel. Piensa que estos zapatos son más para lucirlos que para hacer grandes caminatas.