Los secretos de los autobronceadores, cómo aplicarlos y cómo actúan

Responsive image

by Sonia Baños
¿Sabes que un autobronceador es tu gran aliado para lucir una piel morena y cuidada? Hoy en esvivir.com te contamos qué son y cómo funcionan.
 

Con la llegada del buen tiempo, nuestro armario cambia completamente de registro y se llena de vestidos cortos, camisetas de tirantes o shorts. Empezamos a mostrar más piel y nos encantaría lucir un tono dorado que aún no podemos tener porque no hemos podido disfrutar del sol. En esta situación, tu mayor aliado es un autobronceador. Gracias a él, ya no necesitas tumbarte horas y horas al sol para estar morena.

Cómo funciona un autobronceador
Los autobronceadores se aplican sobre la piel como si fuera una crema hidratante corporal y a las pocas horas generan un bronceado cien por cien saludable y libre de agresiones solares.
Los productos autobronceadores contienen una molécula llamada DHA que, al entrar en contacto con la epidermis, produce una reacción química de oxidación. Esta reacción lo que hace es teñir las células muertas de la capa más externa de nuestra piel. El color que consigamos dependerá de dos factores: de nuestra piel y del producto aplicado.

Cómo se aplica un autobronceador
Para conseguir el resultado deseado con tu autobronceador es básico aplicarlo correctamente.

Paso 1: Antes de utilizar un autobronceador es importante exfoliar la piel de cara y cuerpo para eliminar así las células muertas e impurezas y evitar que se produzcan manchas en la piel. A la hora de exfoliar tu cuerpo, insisten en las zonas más rugosas (codos, rodillas y talones), que son las que suelen teñirse más.

Paso 2: Tras la ducha y con la piel seca, aplícate el autobronceador. Empieza de abajo a arriba, primero por los pies y finaliza en vientre o cintura para evitar movimientos con el producto puesto. Evita aplicar producto en la palma de las manos, de los pies o antebrazos. En la zona del rostro, evita contorno de ojos, cejas y nacimiento del cabello.

Paso 3: Finalmente, lávate las manos y las uñas para evitar que se oscurezcan. Antes de vestirte o sentarte, deja que el producto se seque completamente, aproximadamente unos 20 minutos. Antes de mojarte o ducharte, deberás esperar 1 hora.

No utilices el mismo producto autobronceador para cara y cuerpo. Lo ideal es utilizar uno específico para cada zona, ya que los sprays pueden resecar la piel del rostro. Los geles son ideales para el cuerpo, ya que se absorben rápido. Para la cara mejor un producto en textura crema.

Nuestros autobronceadores elegidos:


Self Sun de Clinique: Proporciona un bronceado luminoso de forma instantánea y de aspecto natural sin dejar sensación grasa.

Brilliant Bronze Quick Self-Tanning de Shiseido: Aporta un todo dorado a cara y cuerpo.

Fast Tanning Mousse Efecto Flash de St. Moritz: Producto en textura mousse que aporta un tono bronceado gradual de unas 3 horas.

Visage d´eté de Guinot: Gel en crema que colorea la piel aportando un color uniforme y natural. Contiene, además, activos hidratantes y antiedad.

Gel autobronceador satinado de Avène: Gel hidratante que proporciona un tono uniforme, natural y luminoso. Además, no contiene parabenos.

Addition Concentré Éclat de Clarins: Este autobronceador de Clarins proporciona un bronceado perfecto y gradual desde la primera aplicación.