Déjate asesorar por un entrenador personal para cumplir tus metas

Responsive image

by Merce Rey  
Antes acudir a este profesional estaba tan sólo al alcance de unos pocos, pero en la actualidad está al orden del día acudir a ellos para ponerse en forma, bajar de peso, recuperarse tras un embarazo o de una lesión.
 

Cuando nos ponemos a practicar ejercicio por nuestra cuenta podemos empezar con mucho empeño y luego ir decayendo si nos falta la constancia y la motivación. Y ya digamos si la práctica deportiva nos parece tan aburrida que preferimos hacer otras actividades antes que entrenar. También puede ser que nos pongamos a hacer deporte como si no hubiera mañana y derivar en una sobrecarga muscular o lo que es peor una lesión. Para que la rutina no se nos haga tan cuesta arriba podemos ponernos en manos de un especialista que nos guiará durante la sesión atendiendo a nuestra forma física y los objetivos que queramos conseguir. Los entrenadores personales ofrecen ejercicios personalizados, hechos a medida para cada persona de forma individual y haciendo que estos sean lo suficientemente motivadores para que no se tire la toalla a la primera de cambio. Además, podrá ir corrigiendo las malas posturas sobre la marcha para que no suframos molestias o dolencias. A medida que van avanzando las clases hará un seguimiento para ver tus progresos y adaptará el ejercicio en función de los mismos.

¿Cuándo se debe acudir a ellos? Si se quiere perder peso, ganar masa muscular, si estás embarazada y quieres practicar algo de ejercicio, pero no sabes por dónde empezar, si deseas recuperar la silueta después de un embarazo o de una lesión, si te falta motivación o simplemente deseas conocer cómo se deben hacer correctamente los ejercicios deberás ponerte en sus manos.

dejate_asesorar_entrenador_11131_20210602103425.png (600×400)

La falta de tiempo no será un problema porque estos profesionales disponen de un horario flexible para adaptarlo a tus necesidades. Lo ideal es que pudieses ir entre uno y dos días a la semana, a poder ser a la misma hora para establecer una rutina. Hay hasta quien se anima a llevar a su pareja. Es una buena forma de crear vínculos, ganar seguridad, reforzar la confianza el uno en el otro y hasta puede llegar a ser algo divertido para ambos, pudiendo desconectar del día a día.

El entrenador personal también puede inculcarte buenos hábitos alimenticios para poder rendir más en la sesión en función de los objetivos que se pretendan alcanzar y la forma física del usuario.

¿Cómo elegir el adecuado? Tómate tu tiempo, pregunta a familiares y conocidos, navega por la red, busca instructores especializados, déjate guiar por aquellos que te causen una buena sensación, que sean amables y que te den confianza. Deberás valorar otros aspectos, como el lugar en el que se encuentran, el precio, los horarios y las instalaciones donde imparten su formación deportiva.