Wedding planner: una nueva profesión con mucho futuro

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Descubre cómo convertirte en organizadora de bodas, cuáles son los requisitos y las ganancias. Con el paso de los años, el mercado laboral ha seguido evolucionando, siguiendo tanto las tendencias del momento como las necesidades de las personas. Si quieres adentrarte en esta nueva profesión, sigue leyendo.
 

La figura del wedding planner o, como es más conocido, del organizador de bodas, nació de una idea "Made in the U.S." pero ahora se ha extendido ampliamente en España y el resto del mundo con gran éxito. Cuando se habla wedding planner, muy a menudo se habla sin conocer exactamente el tema, por lo que se suele caer (erróneamente) en los tópicos habituales. Sin embargo, detrás de esta particular figura, se esconde un trabajador altamente profesional, cualificado y camaleónico, capaz de adaptarse a cualquier situación que se le presente.

Un wedding planner se encarga de consultar a los novios, para entenderlos y consecuentemente proponerles un proyecto único, diseñado específicamente para la ocasión, pensado principalmente para hacer del día de la boda, un día especial. No se trata simplemente de buscar una idea, sino de considerar la viabilidad, tanto desde el punto de vista del presupuesto (muy importante) como de la legalidad, el tiempo y la emoción.

wedding-planner-una-nueva-profesion-con-mucho-futuro

De acuerdo con las peticiones de los novios, el planificador puede ocuparse también del banquete, la música y la organización de la recepción, que ya es una parte integral y casi tradicional de las ceremonias de boda actuales. Incluso la sesión de fotos, los recuerdos de la boda y el entretenimiento nocturno son administrados por el organizador de la boda, así como la recogida y dirección de los documentos necesarios para la celebración.

El wedding planner se convierte en una figura indispensable que, una vez contratada, se encargará literalmente de todo. Es una figura capaz, experimentada y organizada: debe ser capaz de tener en cuenta varios factores que pueden colisionar, si no se controlan, y el organizador de bodas hace exactamente eso.

Qué se necesita para convertirse en wedding planner

Esta es una pregunta que muchas personas del sector se hacen a menudo. Los principales requisitos, fundamentales para una figura profesional de alto nivel son sin duda:

  • Gran conocimiento de las leyes y los canales para organizar una fiesta tan importante
  • Habilidad en las relaciones interpersonales y gran capacidad de comunicación
  • Cultura superior a la media
  • Capacidad de interpretar los deseos de los demás
  • Empatía, comprensión y resolución de problemas

Un buen organizador debe ser capaz de entender los deseos de los novios y diseñar un proyecto que sea para ellos la síntesis de los sentimientos, prestando especial atención a los detalles técnicos y a los imprevistos, que sin duda puedan surgir en el último momento. Una persona dotada y capaz sabrá sortear mejor los escollos de esta profesión, podrá sin duda alcanzar sus objetivos e incluso superarlos rápidamente. Todo lo que se necesita es mucha paciencia y una dosis de buena voluntad.

Para ser un buen wedding planner, existen cursos y escuelas donde se ofrece una formación más que adecuada para este tipo de profesión. Se trata de escuelas cuyo plan de estudios aborda de forma más que significativa las distintas ramas de esta disciplina. Una vez que se aprendan las principales habilidades de este trabajo y se entienda cómo funciona, se podrá iniciar una verdadera carrera en el sector.

El punto de partida es siempre el más complicado, es decir, hay que empezar a buscar clientes. Cuando se acaba de empezar y aún no se tiene una reputación sólida, hay que depender mucho del marketing y la publicidad para atraer a nuevos clientes. Este paso puede ser desagradable a veces. El arma más poderosa, en este tipo de negocio, es el boca a boca. Con el avance del tiempo, por tanto, se trabajará más y se perfeccionaran las técnicas, hasta llegar al punto de iniciar un negocio real, una empresa o una agencia, solo o con colaboradores.

¿Dónde trabaja un organizador de bodas?

A menudo, los organizadores de bodas más experimentados prefieren trabajar de forma independiente, aportando los conocimientos de forma privada. De esta forma, el beneficio vuelve a estar todo en manos del autónomo, que gestiona como cree conveniente los recursos, los clientes, las citas, etc. Está claro que hay que tener cierta "fama" en el sector para trabajar asiduamente en este campo y de esta manera, algo que no todo el mundo puede permitirse de inmediato.

Precisamente por ello, en algunas empresas y/o estructuras se decide contratar una figura similar. Se trata de hoteles, restaurantes u otros negocios que pueden beneficiarse de la presencia de un wedding planner en la plantilla. Al organizar fiestas de alcance, atraerían a nuevos clientes a estos fantásticos lugares, contribuyendo a la buena publicidad del local.