3 cirugías para reducir la obesidad

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Adelgazar es uno de los objetivos principales de un elevado porcentaje de la población mundial. Las causas son variadas, pero la estética es la más frecuente. Las dietas no siempre funcionan y la frustración se generaliza. La cirugía es una solución recomendable para quienes padecen obesidad mórbida.
 

La obesidad mórbida suele asociarse a la diabetes tipo II, problemas cardiovasculares y respiratorios y alteraciones osteoarticulares. Es frecuente el síndrome metabólico que suele curarse o mejorar al normalizar el peso.

A ello se unen implicaciones psicosociales asociadas a la pérdida de autoestima que genera ansiedad, depresión, anorexia o bulimia. Suelen ser discriminados socialmente, lo que afecta a su vida en general y no facilita salir de la situación.

La cirugía debe ser realizada por profesionales cualificados. Se diferencian las operaciones restrictivas (centradas en disminuir el apetito y la cantidad de alimentos ingeridos) y las operaciones mixtas (que combinan la reducción de estómago con la mala absorción intestinal, como el bypass gástrico y las derivaciones biliopancreáticas).

1-Tubo gástrico

Se modifica por laparoscopia la forma del estómago transformándolo en un tubo estrecho. Se extirpa el estómago sobrante, quedando el resto con su funcionalidad habitual. Los cambios hormonales derivados disminuyen el apetito y generan sensación de saciedad, por lo que el paciente adelgaza.

Pueden presentarse estreñimiento o acidez. Se tratarían con protectores gástricos y fibra o laxantes.

2-Balón intragástrico

Se realiza por endoscopia introduciendo un balón en el interior del estómago. Se rellena con suero fisiológico hasta alcanzar un volumen que genere sensación de saciedad al paciente. Se mantiene unos seis meses en el estómago y permite una vida normal.

Se retira al cabo de seis o siete meses, puede producir vómitos y, en algunos casos, debe sacarse antes.

Debe seguirse una dieta equilibrada pautada por un especialista y realizar el tratamiento en un centro que ofrezca garantía sanitaria.

Está contraindicado durante embarazo y lactancia, enfermedades inflamatorias o hemorrágicas del estómago, cirugía gástrica previa y consumo habitual de ciertos medicamentos.

3-Banda gástrica ajustable

La gastroplastia consiste en colocar una banda gástrica ajustable en la parte superior del estómago para reducir su tamaño. Lleva un balón hinchable para ajustar el diámetro de la banda permitiendo la entrada de mayor o menor cantidad de alimentos.

Es reversible, se hace por laparoscopia, pueden realizarse estudios del estómago e intervenciones en la zona si fuera necesario y se puede retirar por laparoscopia.

No se recomienda a personas con un gran problema de obesidad, es necesario ajustar la banda hasta lograr el ritmo de pérdida de peso deseado, la calidad de vida se ve reducida y algunos alimentos se pueden "filtrar".

También pueden producirse rechazos o reacciones químicas adversas del aparato digestivo, infecciones locales, migraciones de la banda al estómago, fugas, dilatación de la bolsa o deslizamiento y perforaciones de la banda, entre otras.

Estas operaciones no eliminan la causa de la obesidad. Es necesaria la implicación absoluta del paciente, mantener hábitos de vida saludables y cuidar la alimentación. Tampoco sirven para todos los pacientes, estando recomendadas para quienes padecen una obesidad mórbida de más de cinco años de duración, no presentan contraindicaciones absolutas para una intervención quirúrgica, no son toxicómanos, no padecen trastornos alimentarios severos, no padecen enfermedades mentales o no han conseguido adelgazar siguiendo dietas.