La extraordinaria y trágica vida de Mary Shelley, la ´madre´ de Frankestein

Responsive image

by María Robert 
#TalDíaComoHoy nació Mary Shelley, la 'madre' de Frankestein
 

Un estudio revela que apenas el 7,5% de los referentes culturales y científicos que aparecen en los libros de texto de educación secundaria son mujeres. La discriminación sufrida por el género femenino a lo largo de los libros nos roba desde la infancia a la edad adulta referentes fundamentales. Corrió más suerte una de las literatas más universales, quien nació el 30 de agosto de 1797 y a la que queremos recordar en el aniversario de su nacimiento.

¿Cómo podría la hija de un filósofo y periodista que creía en la igualdad de sexos y una madre pionera en la reivindicación de los derechos de la mujer no haber sido un ser excepcional? Mary Wollstonecraft y William Godwin fueron los progenitores de Mary Wollstonecraft Godwin, conocida en la posteridad por su nombre de casada: Mary Shelley. La `madre´ de Frankestein se atrevió a publicar la archiconocida novela en una época en la que las autoras eran, en el mejor de los casos, invisibilizadas por la sociedad, y ridiculizadas con total impunidad.

Aunque hasta convertirse en el principal referente de la novela gótica no lo tuvo nada fácil. En lo personal, se vio obligada con solo 16 años a huir junto a su amante porque este estaba casado, a enfrentarse con el ostracismo social, y sufrió el fallecimiento de tres de sus cuatro hijos. En lo literario, al publicar Frankenstein o el moderno Prometeo con autoría anónima en un principio, fue su marido, el poeta Percy Bysshe Shelley, quien se llevó los méritos. Demasiado bueno para estar escrito por una mujer, señalaba la sociedad.

Reivindicarse como escritora

Alejada de los estereotipos de la literatura de autoras contemporáneas, la inspiración para dar vida al estudiante de medicina Victor Frankenstein le vino durante una velada en casa de Lord Byron en Ginebra, en la que estuvieron leyendo e inventándose relatos de terror. Publicado el 1 de enero de 1818, este texto clave de la cultura literaria habla de temas tales como la moral científica, la creación y destrucción de vida y el atrevimiento de la humanidad en su relación con Dios.

Así, a la sombra de su esposo, pero con una determinación por seguir los pasos de su madre en la lucha contra la desigualdad de la mujer. De hecho, se enorgullecía enormemente del legado intelectual de sus padres. En el poema de 1823 The Choice, escribió: "De los grandes padres surgió, me atreví a jactarme, y hablé a menudo del cometa que se veía en los cielos ante ella. nacimiento. Pero, ¿hasta qué punto puso en práctica los principios de sus padres en su propia vida?"

Sin desaprovechar el estatus que heredó de sus progenitores, pero con un empeño titánico, Shelley desarrolló su carrera como escritora profesional, convirtiéndose en todo un referente para las autoras que la precedieron. Y si bien se conserva poco del resto de su producción literaria, recientemente los historiadores han empezado a estudiar más detalladamente sus logros, particularmente en novelas como Valperga (1823) Perkin Warbeck (1830), El último hombre (1826), Lodore (1835) y Falkner (1837).

Ahora ya conoces un poco más a una de las escritoras más grandes de todos los tiempos.