¿Cómo es el sueño del bebé en los primeros meses?

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Cuando un bebé nace duerme mucho, per no es capaz de hacerlo durante un tiempo prolongado, despertándose cada 3 o 4 horas. Esto es debido a que necesita comer, pero también ser cambiado y que hable con él, que interaccionen. Es muy importante tener este intercambio de afecto cuando el recién nacido está despierto.
 

Una vez ha comido, inicia su "sueño activo": muevo los globulos oculares, respira de forma irregular, hace muecas y movimientos, además de algún ruidito. Puede parecer que el bebé esta inquieto pero este comportamiento es completamente normal y no debe ser interrumpido. Cuando los padres o cuidadores desconocen esta situación, es común que arropen al niño o lo cojan, interrumpiendo este sueño normal y dificultando su maduración.

Tras aproximadamente media hora, los niños entran en un sueño más profundo, conocido como el "sueño tranquilo". En este momento, el bebé está relajado y respira profundamente. El bebé combina ambos sueños durante 3 o 4 horas hasta que despierta, siguiendo esta rutina prácticamente durante sus dos primeros meses de vida.

Recomendaciones para el sueño del bebé en los primeros 2 meses

  • Mantener al bebé despierto mientras come.
  • Amamantar al bebé de forma correcta.
  • Tener al bebé en brazos despierto durante 15 minutos después de finalizar cada comida.
  • Importante y recomendable que la madre siga los mismos horarios de sueño que el bebé.
  • Una vez cambiado, poner el bebé en su cuna, siempre despierto, para que de este modo aprenda a dormir solo.

6 consejos en relación al sueño

  • El llanto no significa que tenga hambre: el llanto es el único modo de comunicación del bebé en los primeros meses, por lo que es importante saber identificar sus variantes. Cuando el niño tiene hambre, suele realizar un llanto enérgico que va incrementando y, cuando tiene dolor, hace un primer gemido agudo seguido de una larga pausa. Cuando se siente solo, empieza con un gemido que cesa al ser cogido en brazos. Finalmente, si está nervioso, llora con fuerza y no responde a los intentos de los padres para calmarlo.
  • Se debe colocar al bebé en la cuna cuando esté despierto pero somnoliento: de este modo será su último recuerdo antes de dormir, aceptando la cuna como un ambiente familiar nocturno.
  • Los bebés pueden tardar entre 20 y 30 minutos en dormir y se recomienda no estar presentes.
  • Los bebés captan todas las sensaciones de los adultos (tranquilidad, dulzura…)
  • El 6% del tiempo que el niño está en la cuna está despierto
  • Todos los bebés se despiertan durante la noche.