5 necesidades humanas

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Cada día nos enfrentamos a los retos que la vida nos enfrenta. Solemos superarlos porque nuestras necesidades personales nos impulsan a conseguirlo a través de la motivación. La teoría motivacional de Maslow y su famosa pirámide describe lo que empuja a los seres humanos a seguir adelante, aunque tiene numerosos detractores.
 

La pirámide de Maslow es una teoría sobre la motivación que intenta explicar lo que impulsa la conducta humana. El nombre deriva del de su autor, el psicólogo humanista Abraham Maslow que, ya en la primera mitad del siglo XX, habló de la teoría sobre la motivación humana. Explica sencillamente el comportamiento humano en función de las necesidades personales.

Maslow diseñó una pirámide con 5 niveles en los que dispuso, en un orden jerárquico, lo que él consideraba necesidades de los seres humanos a lo largo de su vida. Así:

1-Necesidades básicas o fisiológicas. Constituyen la base de la pirámide y sobre ellas se establecen las demás. Son biológicas, las únicas existentes en toda persona: comer, dormir, respirar o mantener relaciones sexuales, por ejemplo, son necesidades que todos los seres humanos presentan para sobrevivir. La necesidad más básica sería la de la supervivencia física, por lo que se considera la primera fuente de motivación de nuestro comportamiento.

2-Necesidades de seguridad y protección. En este nivel se localizan todos los aspectos que aportan seguridad en la vida y permiten vivir sin miedo. Se incluyen, entre otras, la seguridad física (salud) y tener dinero (trabajo). Son las necesidades que tienen las personas tras haber cubierto las necesidades biológicas.

3-Necesidades sociales. Aquí se encuentran las necesidades sociales derivadas del sentimiento de pertenencia que acompaña a los seres humanos. Se relaciona con la sensación de estar integrado en la sociedad a través del desarrollo afectivo y de las relacionas interpersonales. Formar parte de un grupo, los amigos, la familia o la pareja se manifiestan a este nivel.

4-Necesidades de estima. Son las asociadas a la confianza, la reputación, la autoestima, la dignidad y el logro, entre otras. Aquí se ubica el respeto de los demás y el respeto a uno mismo.

5-Necesidades de autorrealización. Es la cúspide de la pirámide, el nivel más alto y sólo puede ser cubierto cuando todas las demás han sido logradas. Los seres humanos que se encuentran en este nivel buscan su crecimiento personal y el desarrollo de todo su potencial para lograr su éxito personal. Convertirse en una persona autorrealizada implica ser consciente de uno mismo y preocuparse por las opiniones de los demás. Es el nivel más racional y no siempre se alcanza.

Subir todos los peldaños es complicado, pero no imposible. Una persona que tenga cubiertas sus necesidades básicas pasará a otras necesidades más avanzadas, ascendiendo al siguiente nivel de la pirámide. El progreso dependerá de nuestras propias acciones, de la actitud activa que adoptemos para seguir avanzando con motivación. Poco a poco se alcanza la cima y la deseada autorrealización.

La conducta humana se puede alterar si las necesidades plasmadas en esta pirámide no son correctamente satisfechas. Cuanto más bajo sea el escalón que no se puede satisfacer, mayor será su incidencia en el comportamiento. Actualmente, esta teoría es muy utilizada en diversos campos, especialmente, psicología, economía y marketing.