¿Puede afectar el porno a nuestra relación de pareja?

Responsive image

by Mirian Díaz
Descubre la cara positiva y negativa del porno en la relación de pareja, ¿qué ventajas e inconvenientes conlleva su consumo?
 

En ocasiones, algunas personas se acostumbran tanto a ver pornografía, que se sienten incapaces de mantener relaciones con su pareja y la frustración hace acto de presencia. En este caso, hablamos de personas, en su mayoría hombres, que se han vuelvo adictos a la pornografía y han perdido su vida sexual, algo que puede acarrear problemas de autoestima y ansiedad.

Hasta el momento no se ha demostrado científicamente que el consumo de pornografía esté relacionado con la disfunción sexual. Sin embargo, muchos casos demuestran que los adictos a la pornografía presentan dificultades a la hora de mantener relaciones sexuales normales.

Pese a que el número de mujeres adictas ha ido en aumento, casi un 70% corresponde a hombres. Además, ver porno es una actividad bastante frecuente que tiene lugar entre los jóvenes de hoy, lo que no debería ser utilizado como una vía de educación sexual.

Algunos estudios recientes han demostrado que los problemas de índole sexual, además de estar relacionados con ciertas circunstancias psicológicas o biológicas como la presión recibida o la ansiedad, pueden deberse al consumo de pornografía. Ahora bien, si no se tiene una adicción, no todo es negativo.

Los efectos positivos de la pornografía

Consumir porno también puede tener efectos positivos en la pareja. Si los dos miembros de la pareja ven pornografía, puede experimentar mayor interés y despertar más apetito sexual. Además, la pornografía conlleva las siguientes ventajas:

  • La pornografía no puede considerarse un sistema de aprendizaje en jóvenes que han empezado a vivir sus primeras experiencias sexuales, pero los adultos pueden obtener nuevas ideas e información para saber qué les gusta y qué no.
  • Sirve para salirse de la normalidad, fomentar la creatividad y dejarse inspirar.
  • Mejora la comunicación sexual. Ver pornografía en pareja puede ser la oportunidad perfecta para hablar sobre sexualidad y mejorar la confianza. De alguna forma, la comunicación resulta más sencilla, favoreciendo el entendimiento y aceptando los deseos sexuales de uno y otro.
  • La pornografía puede convertirse en algo excitante y divertido. Se trata de una actividad placentera que puede hacer que la pareja se sienta bien.
  • Puede suponer un ejercicio de autoayuda para que la culpa, la vergüenza o la ansiedad ante determinados comportamientos de índole sexual desaparezcan.

¿Cuáles son los puntos negativos de la pornografía?

  • El interés hacia el sexo puede descender. Tal y como decíamos, un adicto a la pornografía puede empezar a sentir un escaso deseo sexual hacia su pareja o experimentar falta de excitación en cualquier relación. Incluso es posible desear al otro como si se tratara de un personaje de una película porno.
  • Inseguridad personal. Es posible que la autoestima del consumidor de pornografía disminuya al pensar que no pueden satisfacer a su pareja al mismo nivel de las actrices que participan en este tipo de películas.
  • Expectativas irreales. Tanto los usuarios habituales al porno como las parejas pueden afectarles lo que el otro puede esperar de ellos en lo que se refiere al rendimiento físico, a los gustos sexuales o al aspecto físico.