Cuida tu sistema inmune durante el otoño con estos consejos

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Numerosos expertos coinciden en que el otoño es una época difícil y de muchos cambios para nuestro organismo. La reducción de horas de luz provocada por el reciente cambio de hora produce un desequilibrio interno en nuestro ritmo circadiano, al mismo tiempo que desciende la serotonina, lo que provoca un mayor desánimo.
 

Además, que la temperatura disminuya y varíe, a veces incluso en el mismo día, puede afectar a nuestro sistema inmunológico y provocar enfermedades. De hecho, según un estudio reciente de la Universidad de Cambridge, se ha evidenciado que durante el invierno o cuando llega el frío se agravan algunas enfermedades cardiovasculares y también la artritis reumatoide. También son fechas en las que proliferan los catarros, las gripes o incluso el Covid-19.

¿Cómo sobrellevar el frío?

Sin embargo, para evitar achaques propios de esta época, desde Kneipp dan algunos consejos que ayudarán a sobrellevar mejor estos meses.

  • Duerme lo suficiente. Mientras dormimos el cuerpo libera toxinas para levantarnos renovados, por lo que si tienes patrones de sueño cambiantes es más probable que tu organismo sufra procesos inflamatorios. Aprovecha el cambio de hora para acostarte un poco antes y sacar el máximo provecho a las horas de noche.
  • Cuida la alimentación. Come más fruta y verdura y evita los ultraprocesados para que, de esta forma, obtengas una gran cantidad de nutrientes, antioxidantes, vitaminas y minerales esenciales para reforzar el sistema inmunológico. Sin embargo, en ocasiones es necesario tomar complementos vitamínicos para cuidar las defensas como los que lanzan marcas como Kneipp.
  • Ingiere la cantidad diaria necesaria de proteínas. Según la Harvard Health Publishing, todos necesitamos un mínimo de 0,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal para evitar caer enfermos. Es vital que no olvides tomar proteína todos los días para alimentar tu sistema inmunológico.
  • Cuida la salud de tu aparato digestivo. Los alimentos probióticos ayudan a mantener las bacterias intestinales, ya que, al ingerirlos, aumentan estas bacterias y también la producción de citocinas antiinflamatorias, que ayudan a que el cuerpo genere anticuerpos.
  • Realiza actividad física. Ya sea de forma moderada o frecuente, ayuda a reducir la inflamación y retrasar el envejecimiento y prevenir así posibles enfermedades.
  • Necesitas tener la cantidad necesaria de vitaminas. La mejor forma de obtenerlas es a través de la alimentación. Sin embargo, hay etapas en la vida en las que es necesario suplementar esa ingesta de vitaminas. Por ejemplo, en el caso de las mujeres de edad adulta, el Calcio y la Vitamina D son imprescindibles.
  • Intenta mantener a raya el estrés. Por último, pero no menos importante, la adrenalina, la dopamina o el cortisol que libera el estrés disminuyen la generación de glóbulos blancos y son hormonas inmunosupresoras y, por tanto, debilitan el sistema inmunitario. La meditación o las relaciones sociales sanas son algunas de las prácticas recomendadas para disminuir esa sensación.