Incorpora las algas a tus recetas de cocina

Responsive image

by Sonia Baños
Las algas cada vez son un ingrediente más común en nuestra cocina. Además, de tener grandes beneficios para nuestra salud, le aporta nuestras recetas nuevos sabores especialmente irresistibles.
 

Las algas que crecen en fondos marinos, en las playas y acantilados son ingredientes exquisitos y muy saludables para nuestra cocina diaria y, además, cada vez cuentan con más popularidad.

Usos y beneficios de las algas

Las algas se han utilizado para diferentes usos como la producción de biocombustibles, o la elaboración de productos cosméticos, gracias a sus propiedades antioxidantes, calmantes, e hidratantes. También se han usado para la fabricación de medicamentos, pero, cada vez más, son un ingrediente muy frecuente en nuestra cocina. Las algas destacan por sus propiedades, ya que son ricas en vitaminas y minerales e, incluso algunas, muy ricas en proteínas.

Existen alrededor de 25.000 tipos de algas, pero son comestibles unas 50. Las algas reciben los beneficios del mar, del sol y de las olas y por eso son tan ricas y beneficiosas.

  • Las algas ayudan a fortalecer los huesos

  • Son antiinflamatorias

  • Controlan el colesterol malo

  • Son beneficiosos para la circulación sanguínea

  • Mejoran los procesos digestivos

  • Son imprescindibles en dietas de adelgazamiento

  • Fortalecen el sistema inmunitario

  • Depuran nuestro organismo

Tipos de algas

Como ya hemos comentado, cada vez son más las personas que incorporan las algas en su lista de la compra para hacer exquisitas recetas. En muchos restaurantes ya se aprovechan de sus propiedades y sabores únicos para crear platos espectaculares. Puedes adquirir algas frescas en algunos mercados, pero lo más habitual es comprarlas secas para conservarlas de forma fácil y práctica. Puedes utilizar las algas para añadirlas en ensaladas, elaborar exquisitos batidos o sopas.

Algunas de las algas comestibles más habituales son:

Kombu: Esta alga se suele consumir fresca o deshidratada. Tiene un sabor ligeramente ahumado. Es ideal como guarnición como ingrediente para salsas, sopas o arroces.

Espagueti de mar: Esta alga de textura especialmente carnosa recuerda al sabor de la judía verde. Tiene un gran contenido en fibra y vitamina B9. Rebozado es un aperitivo espectacular. También es una excelente guarnición para diferentes platos.

Musgo de Irlanda: Esta alga es de color rojo y su sabor recuerda a los crustáceos. Generalmente, lo podemos encontrar deshidratado y es ideal para añadir en ensaladas, revueltos, sopas o guisos. Además, tiene propiedades espesantes y estabilizantes.

Nori: Es un alga de textura cartilaginosa rica en proteínas, fibra y vitamina A. Es el alga que se utiliza para enrollar el sushi y el onigiri. También se puede consumir en polvo como especia.

Uva de mar: Esta alga tiene sabor a pimienta. Se puede servir fresca con vinagre para aperitivo o en ensalada.

Hinojo marino: Esta alga crece en rocas y acantilados. De la planta, se utiliza para su consumo las partes que están al aire. Es ideal para mejorar las digestiones.

Spirulina: Esta alga se usa principalmente como suplemente dietético. Es rica en proteínas, provitamina A y hierro.