Cómo aliviar el dolor cuando se tiene artrosis de manos

Responsive image

by Merce Rey
Cuando las articulaciones no se pueden mover con facilidad, se sienten molestias y, en algunos casos, se acompañan de deformidades surge esta enfermedad. Para poder combatir los síntomas y hacer que el día a día sea más llevadero, pon en práctica alguno de estos consejos.
 

La artrosis no está exclusivamente relacionada con las manos, sino que puede afectar a otras partes del cuerpo, como las rodillas, las caderas, los hombros, la columna, los tobillos y los pies. Esta enfermedad degenerativa viene acompañada de dolor leve y en los casos más avanzados puede llegar a ser intenso, incluso cuando el paciente está en reposo. La rigidez, la falta de movilidad, sentir "crujidos" cuando las articulaciones están en movimiento y la deformidad son otros de sus síntomas. Desde la Fundación Española de la Reumatología indican que suele presentarse "entre los 40 y 50 años" y aseguran que, aunque es "más frecuente en mujeres" también la pueden padecer hombres. Pero, ¿dónde está su origen? El factor genético puede influir, el paso del tiempo también, puesto que a medida que el usuario va haciéndose mayor, las articulaciones se van desgastando, y si se trata de "personas que han realizado trabajos manuales repetitivos" puede desencadenar en artrosis de muñeca. Es el caso de peluqueras, costureras, limpiadoras, administrativas, informáticas, o jugadoras de tenis, etc. Otro de los factores que pueden influir es "haber sufrido una fractura o inflamación persistente en alguna articulación", informan desde la Fundación.

El diagnóstico pasa porque un especialista haga una exploración al paciente y puede acompañarse de otras pruebas, como ecografías, resonancias, entre otras. En lo que respecta al tratamiento existen analgésicos y antiinflamatorios, y algunos casos hasta cirugía. Los expertos aconsejan acudir al fisioterapeuta para que proponga una serie de ejercicios para aliviar el dolor. Por otra parte, la Sociedad Gallega de Cirugía Ortopédica y Traumatología detalla varias pautas a seguir para hacer que la rutina diaria se afronte mejor. Aconseja el uso de "aparatos eléctricos para exprimir, pelar o batir alimentos, así como para abrir latas", emplear "lavaplatos y secadora, si es posible", evitar también "desenroscar" botes y descarta la idea de "sujetar bolsas con la mano" en favor de "distribuir el peso en antebrazo y hombro". La aplicación de frío o calor en la zona podría ser de utilidad, al igual que la realización de ejercicios.

En el canal del Hospital Universitari Son Espases hay un vídeo en el que se explica una tabla de ejercicios para llevar a cabo de forma diaria. Recomiendan repetir los movimientos diez veces. Algunos de ellos son: abrir las manos, separando los dedos tanto como se pueda y cerrarlas, una vez cerradas, realizar movimientos circulares hacia dentro y hacia fuera. Proponen también colocar una palma enfrente de la otra y plegarlas hacia dentro para después extenderlas hacia fuera. Otra de sus recomendaciones pasa por extenderlas boca arriba sobre una mesa o superficie y hacer rotaciones de muñeca hacia dentro y fuera, entre otras.

FOTO PRINCIPAL.: Photo by Tatiana.