¿Cómo influye el consumo de carne en el cambio climático?

Responsive image

by Estefanía Grijota
Un estudio de la Universidad de Bonn afirma que los países ricos deberán reducir un 75% el consumo de carne para alcanzar los objetivos climáticos
 

La organización por la conciencia alimentaria ProVeg International ve con optimismo el último estudio realizado por la Universidad de Bonn que afirma que los países ricos deben reducir su consumo de carne hasta en un 75 % si quieren alcanzar los objetivos climáticos.

"Si la población mundial consumiera tanta carne como los europeos o los norteamericanos, no se alcanzarían los objetivos climáticos internacionales y muchos ecosistemas colapsarían"

El estudio alemán, realizado por la Universidad de Bonn, se ha publicado en vísperas de la Conferencia sobre cambio climático de la ONU, que se celebrará en Bonn del 6 al 16 de junio, y en la que se establecerá la agenda anual de la COP27 que tendrá lugar a finales de año en Egipto.

Reducir el consumo de carne es vital

El autor del estudio, el profesor Matin Qaim, del Centro de Investigación para el Desarrollo (ZEF) de la Universidad de Bonn, señala que si la población mundial consumiera tanta carne como los europeos o los norteamericanos, no se alcanzarían los objetivos climáticos internacionales y muchos ecosistemas colapsarían.

Además el estudio señala que cada ciudadano de la UE consume unos 80 kilos de carne al año. El profesor Qaim recomienda reducir el consumo anual de carne a 20 kilogramos o menos.

"Vemos con satisfacción este estudio sobre los efectos del consumo de carne en el medio ambiente y sus recomendaciones para reducir este consumo", comentó Raphaël Podselver, responsable de incidencia política en la ONU de ProVeg.

"Reducir el consumo de carne es vital para ayudar a aliviar la presión sobre el medio ambiente y para cumplir con el objetivo establecido por el Acuerdo de París de 2015 de limitar el aumento de las temperaturas medias globales a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales", añadió.

Las conclusiones del estudio de Bonn también están en consonancia con el informe publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU el mes pasado, en el que se afirma que una de las mayores contribuciones a nivel personal en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero es la adopción de una dieta sostenible y saludable, que incluye la moderación de la ingesta de carne y lácteos mediante una dieta basada en plantas.

ProVeg está llevando a cabo la campaña "Diet Change Not Climate Change" para fomentar el cambio a dietas basadas en plantas y de esta manera reducir las emisiones de CO2 de la industria cárnica mundial. La industria animal es responsable de cerca del 20 % del total de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y del 32 % de las emisiones mundiales de metano.

ProVeg estará presente en la Conferencia de Bonn, también llamada Intersessionals, donde la ONG concienciará sobre la necesidad de cambiar el sistema alimentario a un sistema más sostenible.

Después de la reunión de Bonn, ProVeg asistirá a la conferencia anual de la ONU sobre el cambio climático, la COP27, que tendrá lugar en Sharm el Sheikh (Egipto) del 7 al 18 de noviembre de 2022.

Foto principal: Pexels