8 recomendaciones para la correcta recuperación posparto

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Ya eres mamá y comienzas a plantearte muchas preguntas. Te has dedicado a la gestación de tu bebé durante meses y ahora te toca cuidarte un poco, a pesar de la enorme responsabilidad que tienes tras su nacimiento. Quieres que tu cuerpo vuelva a la normalidad, darle el pecho a tu hijo, hacer deporte…y todo son dudas. Consulta a tu médico y sigue sus indicaciones.
 

Se denomina posparto al momento tras el parto en que se produce una transición, desde la unión total madre-hijo durante el embarazo, hacia una etapa de mayor autonomía para ambos. Es una situación en la que la mujer experimenta cambios a varios niveles (físico y psicológico) hasta alcanzar una vivencia similar a la que tenía antes del embarazo.

A nivel fisiológico, el embarazo se caracteriza por una importante liberación de las hormonas necesarias para la gestación que provocan, entre otras cosas, el aumento de la elasticidad de ligamentos y articulaciones, lo que favorece un movimiento más amplio y facilita la aparición de problemas como esguinces en diferentes localizaciones corporales (especialmente hombros, tobillos, rodillas y dedos).

Los expertos señalan que, durante el posparto, sería recomendable:

1-Evitar realizar dietas salvajes y descontroladas con la intención de recuperar la figura. No lo vas a conseguir y generarás déficits nutricionales que afectarán a tu salud y calidad de vida.

2-Seguir unos correctos hábitos nutricionales, incluyendo alimentos de todos los grupos de la pirámide nutricional. Solo se excluirán los que el médico indique por motivos concretos.

3-Mantener una correcta hidratación del organismo mediante la ingesta de abundante líquido, especialmente agua.

4-Cuidar de manera correcta tu piel. Es posible que necesites algún tratamiento específico para recuperarte tras la gestación. Las estrías o las manchas que tanto te preocupan precisan cuidados especiales que los expertos te recomendarán.

5-Practicar ejercicio adecuado en el posparto porque mejora la función cardiovascular, aumenta la flexibilidad de los músculos, favorece la calcificación de los huesos, reduce el estrés y aumenta la autoestima materna.

6-Realizar ejercicios de calentamiento de las articulaciones, practicar deportes que no incluyan saltos o estiramientos excesivos y utilizar un calzado adecuado a cada situación porque, el aumento de elasticidad de ligamentos y articulaciones causado por el embarazo, se mantiene hasta aproximadamente tres meses después del parto.

7-Practicar el ejercicio físico adaptado a las necesidades de la madre le ayudará a recuperar su peso anterior (el que tenía antes del embarazo) más rápidamente y eliminar en menos tiempo la grasa acumulada durante la gestación. Estas indicaciones son válidas también para las madres lactantes porque la lactancia materna y la práctica de deporte son compatibles y el ejercicio controlado aporta múltiples beneficios.

8-De manera general, el volumen y la composición de la leche materna no se ven alterados cuando se practica ejercicio de intensidad baja o moderada. Se recomienda evitar el ejercicio intenso, especialmente si antes del embarazo no lo realizabas de manera habitual porque algunos estudios señalan que puede producirse un disminución del volumen de leche y variaciones en su composición (aumento del amargo ácido láctico y disminución de la concentración de lactosa, por ejemplo) que pueden "molestar" al bebé consumidor.