¿Qué se debe hacer y qué no ante las quemaduras solares?

Responsive image

by Merce Rey  
Con el verano entre las manos y las altas temperaturas acechando apetece estar al aire libre disfrutando del buen tiempo. Pero se debe hacer con cautela, echando un fotoprotector antes de la exposición al sol y poniéndose bajo cubierto en aquellas horas de más calor. En el caso de que te hayas quemado, seguro que te surgen preguntas como, ¿puedo aplicar pasta de dientes sobre la zona afectada o existe algún remedio más allá de la crema?
 

El buen tiempo llama a hacer actividades en el exterior: playa, montaña, parques o ríos son los emplazamientos más visitados para las que buscan aire fresco o refrescarse del calor. Pero claro, la teoría la tenemos más que sabida, que si extender por la piel un fotoprotector solar alto, a poder ser uno para la cara y otro para el cuerpo, y volver a echarlo cada cierto tiempo, emplear sombrilla, sombrero o gorra, gafas de sol o camiseta, si fuera necesario, evitar exponerse a los rayos solares en las horas centrales del día, pero también puede que nos confiemos y acabemos luciendo una "piel encebrada". Tampoco nos debe despistar la niebla porque esta "no reduce el riesgo, que aumenta con la altitud elevada", informan desde fundacionpielsana.es.

Cuando nos quemamos la zona afectada adquiere un color rojizo, que, según indican en la web, los síntomas pueden variar "desde un eritema leve con descamación evanescente a dolor, tumefacción, dolor en la piel y ampollas. Las quemaduras que afectan a la parte distal de las piernas, sobre todo la región pretibial, resultan especialmente molestas y su curación suele ser lenta. Se pueden producir síntomas constitucionales (fiebre, escalofríos, debilidad, shock)". Una vez que nos vemos en esa tesitura es importante abandonar el lugar en el que nos encontremos para "darnos una ducha de agua fría", así como emplear "compresas de agua fría dejando actuar entre 10 y 15 minutos y luego las retiramos sin frotar", aconseja Mercedes Páez, enfermera clínica dermatológica internacional, en el videotutorial del CANAL ENFERMERO. Si se tiene dolor es recomendable "tomar un analgésico", apunta Páez. Se debe echar crema hidratante o en su defecto aftersun, ya que este último "es como más refrescante", y si se trata de una quemadura más pronunciada es idóneo utilizar las "cremas indicadas para las quemaduras", sugiere.

Remedios caseros, ¿sí o no?

En más de una ocasión habrás oído que lo recomendable para las quemaduras es la pasta de dientes o que las ampollas es mejor explotarlas. Pues, ni una cosa ni la otra. Páez advierte de que la pasta dentífrica "no se debe utilizar nunca. Al echarla sobre una quemadura se seca, forma una costra y al querer retirarla cuando vayamos a un centro de salud o cuando queramos hacer la próxima cura nos llevamos toda la piel de la quemadura". Si te encuentras en la segunda situación incide en que "las ampollas no se deben romper nunca. Se deben de mantener íntegras" y si estas vienen acompañadas de fiebre sería esencial acudir a un "centro de salud u hospital de referencia". Lo mismo ocurriría "si tenemos mareos, fiebre, escalofríos o sensación de desmayo". Como remedios caseros válidos destaca el de agua y vinagre. La cantidad indicada serían "dos vasos de agua por uno de vinagre". La experta aclara que "el vinagre lo que tiene son propiedades antisépticas, aparte que refresca la piel y evita la aparición de ampollas". Páez recomienda hacer lo siguiente: "Cogemos compresas, las sumergimos en el agua y el vinagre y las ponemos en la zona de la quemadura. También la dejamos actuar de 10 a 15 minutos y luego nuevamente la retiramos". Otra opción sería el yogur. "Las proteínas de la leche dejan la piel siempre húmeda y fresca. Lo aplicamos también en compresas extendiéndolo bien y dejándolo actuar 20 minutos". Tras este paso, "con compresas de agua fría retiramos el resto del yogur haciendo toques y sin arrastrar", comenta la profesional.

FOTO PRINCIPAL.: Foto de Tofros.com.