¿Quieres viajar en barco? Descubre qué tipo de embarcación necesitas

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Las vacaciones con amigos son siempre sinónimo de diversión y anécdotas. Cuando viajas con la familia, cada momento refuerza los lazos y supone una historia más que contar en las comidas familiares. Si la escapada la haces con tu pareja, esta no solo afianza la relación, sino que también hace crecer la confianza y la lista de momentos bonitos que recordar juntos. Al fin y al cabo, hay innumerables formas de viajar y muchas compañías diferentes con las que hacerlo.
 

Si este verano te planteas unas vacaciones diferentes y quieres probar a embarcarte en la aventura de la navegación, debes tener en cuenta los diferentes tipos de barco que existen y elegir el que mejor se adapte a tus planes y a tus acompañantes.

¿Qué embarcación elijo?

Para facilitarte la elección, SamBoat, la plataforma online de alquiler de barcos de profesionales a particulares, ha preparado una guía de las embarcaciones que mejor se adaptan a cada tipo de viaje.

Si viajas en familia, elige un catamarán

El catamarán es el barco perfecto para los viajes en familia, tanto por su amplitud como por su estabilidad y seguridad. En este tipo de embarcación, habrá espacio para todos los miembros de tu familia, además de muchas facilidades que te permitirán disfrutar de tu viaje en alta mar: cocina, nevera, duchas, camarotes y baños.

Y no tendrás que preocuparte por la seguridad de los más pequeños mientras te relajas tomando el sol en proa o dándote un baño, ya que los catamaranes cuentan con una red de seguridad en la parte delantera.

Si te escapas con amigos, alquila un velero

El velero es la mejor opción si viajas con amigos y queréis conocer y disfrutar de las calas más recónditas y especiales de vuestro destino. En este tipo de embarcación no solo disfrutaréis de la sensación de velocidad, sino que también viviréis una experiencia marítima única. Además, los veleros suelen estar equipados con aire acondicionado, cocina, nevera, ducha e, incluso, con agua dulce.

Si viajas en pareja y quieres un viaje de lujo, elige un yate

Tras un año de trabajo es normal que quieras escaparte con tu pareja y disfrutar por todo lo alto, sin reparar en gastos. El yate es, sin duda, el barco más lujoso que puedes encontrar. Es una embarcación cómoda y potente con la que podrás navegar en cualquier circunstancia y condición meteorológica. Con un yate, disfrutarás al máximo de todos los lugares por los que navegues y de sus aguas cristalinas, ya que solo tendrás que pensar en relajarte.

Si te encanta el deporte, pasa el día en una lancha motora

Son las embarcaciones ideales para una jornada de pesca, ya que son más pequeñas y te permiten pescar también en ríos, algo que no podrías hacer con un velero. Si viajas en lancha motora, también podrás acceder a lugares más escondidos y aprovechar para practicar otros deportes como el snorkel o el buceo. ¡Y es perfecta para los locos de la velocidad y la adrenalina!

Si quieres ahorrar en combustible, alquila un barco eléctrico o un velero

Con el aumento del precio del combustible, muchos se están planteando sus vacaciones. Si es tu caso, los barcos eléctricos son la solución perfecta. Estas embarcaciones no utilizan motor de combustión, sino que se mueven con baterías recargables. Además, es la mejor opción si también te preocupa el planeta, ya que no son solo barcos más económicos, sino también más sostenibles y silenciosos.

En este caso, los barcos de vela también te pueden ayudar, ya que utilizan menos combustible que otro tipo de embarcaciones: solo un pequeño depósito para salir del puerto y para cuando las condiciones meteorológicas lo requieran.

Si quieres iniciarte en la náutica, necesitas un barco sin licencia

Para iniciarte en el mundo de la náutica, la mejor opción es un barco sin licencia. Si siempre has tenido curiosidad por la navegación y todavía no has podido dar el paso, alquila una embarcación sin licencia, perfecta para las personas sin experiencia que quieren llevar las riendas.

En España es posible llevar un barco a motor sin licencia siempre que tenga como máximo 5 metros de eslora. En el caso de los veleros, en España la licencia no es necesaria siempre que tenga como máximo 6 metros de eslora y sólo en áreas específicas.