Este verano ten tu botiquín a mano ante las picaduras de…

Responsive image

by Merce Rey
Llega el calor y con él estamos más expuestas a todo tipo de agentes externos, ya que pasamos una gran parte de nuestro tiempo en exteriores. Mosquitos, avispas, arañas, medusas y escarapotes se frotan las manos a nuestro paso. Pero, ¿cómo debemos de actuar si caemos en sus redes?
 

Aunque a veces no hace falta salir ni siquiera salir al aire libre para sufrir el ataque de mosquitos o de arañas. Muchos de estos insectos se hospedan en nuestras viviendas y cuando nos ven desprevenidas salen a nuestro encuentro. Pero no está todo perdido, se pueden tomar preocupaciones, así que anticípate a la visita de los mosquitos teniendo a mano una planta llamada citronela. Esta desprenderá un olor a limón que los repelerá. También puedes cortar un limón a la mitad y colocar en él un puñado de clavos en especia. Ponlo junto a la mesita de noche para esquivar su presencia. Es aconsejable también que las luces estén encendidas lo menos posible para evitar atraerlos. En caso de que no te libres de la picadura aparecerá una rojez en la zona afectada, que se hinchará y hasta te provocará picor. Lo que debes de hacer es lavarla bien con agua y jabón, así como emplear un poco de hielo para reducir la inflamación. No lo hagas de manera directa, sino que sería conveniente que lo envolvieses en un trapo o en una toalla. Evita rascarte y si ves que va a peor acude al médico sin dudarlo.

Para estar prevenida ante las arañas revisa concienzudamente si hay telarañas cerca porque ya te estarán advirtiendo de que no andan muy lejos. Además de realizar una limpieza exhaustiva de la vivienda podrás preparar un insecticida natural. Para ello tendrás que diluir un poquito de vinagre de manzana o de vino en un poco de agua y pulverizar con él las esquinas, zócalos, ventanas, puertas, etc. Los arácnidos cuando actúan dejan como recuerdo dos marcas juntas, que se corresponden con una mordedura. Esta puede venir acompañadas de enrojecimiento, picor e hinchazón. Al igual que en el caso anterior deberás lavar la zona con agua y jabón, aplicar frío y si se producen otros síntomas, realizar una consulta con el médico.

Al vuelo

¿Qué hacer si lo que te pica es una abeja o avispa? Aunque en apariencia puedan parecer lo mismo, hay una serie de rasgos que las diferencian. Las abejas son de color marrón combinado con amarillo y son más peludas que las avispas. Mientras que las avispas destacan por presentar un cuerpo más estilizado de color negro con rayas amarillas y unas alas más alargadas. La forma de picar también cambia. Un olor procedente de una colonia, una bebida o una comida o incluso una prenda de color puede llamar su atención. Si te pica una abeja lo que hará es dejar su aguijón clavado, por lo que es conveniente extraerlo lo antes posible de la piel con unas pinzas y sin apretar para que el veneno no se expanda. Después, lavar bien con agua y jabón, desinfectar y aplicar frío. En caso necesitarlo, emplea una crema antiinflamatoria. El área de la picadura se volverá roja, hinchada y es posible que genere dolor y picor. Pero pasadas unas horas desaparecerán los síntomas. En cambio, la avispa no se desprende de su parte punzante una vez que pica y debes seguir los mismos pasos marcados para el caso anterior. Si el malestar persiste y viene acompañado de otras reacciones (falta de aire, inflamación en otras partes del cuerpo diferentes a la de la picadura, mareos, etc.) es posible que se trate de una alergia, por lo que deberías de acudir al médico con urgencia.

este_verano_14582_20220725093039.png (600×400)

Foto de Lachlan Ross.

Hora del baño

Pasear descalza sobre la arena mojada y que el agua del mar rodee tus pies al pasar es una delicia. Pero cuando la marea está baja tienes más probabilidades de que te pique un escarapote, faneca brava o pez araña. Ten cuidado cuando te vayas a darte un chapuzón porque depende el lugar en el que pises porque puede sacar sus púas venenosas a relucir al sentirse amenazado. No sabrás que está allí porque estará enterrado en la arena. Como medida de prevención es aconsejable que protejas tus pies con unos escarpines o cangrejeras y si llevas los pies al aire prueba a arrastrarlos sobre la superficie en vez de caminar. Hormigueo, dolor e hinchazón son algunos de los efectos que aparecerán tras la picadura. Si esto te ocurre visita el puesto de socorrismo y allí te mandarán sumergir tu pie en un barreño con agua caliente para extraer el veneno.

Otra de las especies con las que tenemos que tener cuidado son las medusas durante el baño. Desde cinfasalud.cinfa.com recomiendan evitar "pasear por zonas de la playa o de rompeolas donde podamos salpicarnos". Una vez que entre en contacto con la piel aparece una marca roja en ella que hay que lavar bien con "suero fisiológico o agua salada" y quitar los restos sobrantes de los tentáculos con ayuda de unas "pinzas", indican. Tras este paso se debe aplicar frío en el lugar en el que se produjo la picadura. Por último, "si el dolor es muy intenso o el estado de la víctima empeora", debes acudir al médico cuanto antes, advierten.

FOTO PRINCIPAL.: Foto de Jimmy Chan.