Consejos eficaces para superar la vuelta al trabajo

Responsive image

by Mirian Díaz
¿Se te hace demasiado pesado volver al trabajar tras unas merecidas vacaciones? Te ayudamos a afrontarlo con estos prácticos consejos
 

Tras la vuelta de vacaciones, no podemos pensar que vamos a adaptarnos de nuevo a la rutina en un solo día. Es normal que nos produzca cierta tristeza y estrés el hecho de tener que volver al trabajo, dejando a un lado los recuerdos vividos durante el verano. Por eso, a muchas personas que han de volver al trabajo les causa frustración.

Desde aquí vamos a nombrarte algunas pautas a seguir que suelen ser muy efectivas a la hora de obtener el bienestar que necesitamos para continuar con nuestra rutina como lo hacíamos antes del verano. El secreto es ser amable con nosotros mismos y dar tiempo a que nuestro organismo se habitúe de nuevo al cambio.

Es recomendable marcarse una serie de objetivos tras la vuelta de vacaciones, que sean realistas y fáciles de cumplir. Estos objetivos están relacionados con el cuerpo, la mente y el sueño; tres factores clave a los que debemos prestar una especial atención.

Cuidar la mente

Ya se sabe, durante las vacaciones nos permitimos el lujo de relajarnos y pasarlo bien. Ahora bien, la vuelta a la rutina no tiene que ser tan mala. De hecho, puede servirnos para hacer ciertas cosas que nos enriquecen. Efectivamente, durante esos días de descanso pudiste leer tanto como quisiste, tomar el aperitivo antes de comer, darte baños en la playa o en la piscina, disfrutar de grandes siestas o charlas con los amigos, incluso quedarte de madrugada viendo tu serie favorita.

Estamos de acuerdo en que ya no podrás hacer todas estas cosas, pero algunas de ellas podrás mantenerlas. Bastará con analizar tus prácticas habituales y decidir cuáles serán tus prioridades a partir de ahora. De ese modo, siempre encontrarás sitio para leer un buen libro en vez de mirar con exceso el móvil, o incluso tomar una cerveza antes de comer y aprovechar bien el fin de semana.

Cuidar el cuerpo

Hacer deporte es una magnífica opción para ayudarte a sentirte mejor. No solo debes pensar en ello como una manera de perder peso, sino para aumentar tu fuerza y resistencia, favorecer tu autoestima y permitirte dejar a un lado los problemas a través del ejercicio. Además, al escoger tu actividad física favorita, tendrás menos pereza y sentirás como tu estado anímico mejora. Así, toma clases de salsa, apúntate a la piscina cubierta o corre por el parque escuchando tu música favorita.

Cuidar el descanso

Efectivamente, cuidar la higiene del sueño es algo muy importante. Durante las vacaciones nos hemos permitido el lujo de dormir siestas interminables, gracias a que tenemos un horario mucho más flexible. Sin embargo, ahora ya no podrás acostarte demasiado tarde y es muy posible que no puedas escaparte para echarte siestas tan largas. Ahora bien, si intentas dormir entre 7 y 8 horas e incluso puedes mantener una siesta reparadora de 15 minutos al día, obtendrás la energía que necesitas para enfrentarte a la rutina y tomarte las cosas con mejor humor.