Cómo comunicarnos con los hijos tras separarse de una pareja tóxica

Responsive image

by Mirian Díaz
Si hemos decidido separarnos de una pareja tóxica, esta es la mejor manera para comunicar nuestra decisión a los hijos
 

Si una pareja decide deja de convivir juntos, es porque la relación se encuentra muy deteriorada. En un ambiente que resulta complicado para ambos, la mejor opción es proceder a la separación o al divorcio de forma civilizada. Incluso existen demandas de mutuo acuerdo que facilitan mucho este proceso.

Sin embargo, en muchos casos, una de las partes implicadas suele sufrir más por la separación, incluso en algunas situaciones, la otra parte ejerce mucho dolor y se sufre más de la cuenta. Estamos hablando de una pareja tóxica, que puede ejercer su influencia dañina en el otro miembro, sin que el resto de personas de su entorno sufran las consecuencias de su toxicidad, incluyendo a los hijos.

Cuando los padres se separan, los niños sienten que sus padres no vayan a estar juntos nunca más, pero no tiene que significar un trauma para ellos. Con el tiempo terminarán por asimilarlo, más aún si existe una relación cordial entre la pareja tras el divorcio y llegan al mejor acuerdo posible para que los pequeños puedan estar con su padre y madre por igual. Otra cosa diferente es si la relación es turbia y tras la separación existe enfrentamientos entre los padres.

¿Cómo podemos saber si tenemos una relación tóxica?

El elemento clave que determina si la persona con la que convives es tóxica es si te hace sufrir. Si te crea inseguridad y malestar interior, repercute negativamente en tu autoestima o te crea miedos y temores, estás conviviendo con una persona que no te conviene en absoluto.

Una pareja puede pasar por ciertas dificultades, pero en las relaciones sanas son puntuales y se resuelven en poco tiempo, no llegando a afectar seriamente su estabilidad emocional. Sin embargo, si esa persona te intimida o consigue que no creas en ti, es algo que emocionalmente no te compensa.

Cómo hablar con los hijos cuando la pareja en conflicto va a separarse

Cuando la relación es buena y ambos piensan que la separación va a ser algo beneficioso, lo habitual es hacer esta comunicación juntos para que los niños puedan ver que sigue existiendo respeto y armonía entre la pareja. Sin embargo, cuando el ambiente es turbio, resulta más complicado hacerlo y lo habitual es comunicar la separación por separado.

Si te preguntas cuál es la manera de actuar más adecuada, toma nota de estos consejos:

  • La noticia puede impactar a nivel emocional y tus hijos pueden necesitar tiempo para adaptarse a la nueva situación. Para hacerles participes de una noticia así, debes escoger un momento en el que te sientas tranquila y contar con tiempo suficiente para escuchar cómo se sienten y conocer sus necesidades inmediatas.
  • Hay que mantener a los hijos al margen de los enfrentamientos y discusiones. Ellos no tienen la culpa y hay que evitar que los niños presencien desacuerdos entre la pareja a la hora de comunicar su decisión. Tampoco es conveniente utilizarlos como si se trataran de mensajeros, debiendo actuar como adultos para comunicar al otro cualquier cosa.
  • A la hora de comunicar la separación, es conveniente que no entremos en detalles escabrosos sobre la relación y que hablemos con sinceridad y respeto, centrándonos en nosotros mismos y en lo que necesitamos para ser felices.
  • La empatía es un factor clave que debemos tener en cuenta en todo momento. Debemos ponernos en la piel de los más pequeños y pensar en cómo nos hubiera gustado que nos hablarán a nosotros siendo niños ante una situación similar para actuar en consecuencia.
  • Realmente no es fácil enfrentarse a una separación cuando la relación es tóxica, pero debemos ser muy pacientes con los más pequeños y hacer lo posible para asegurar su bienestar. Con el tiempo podrán aceptar el divorcio y que cada uno de sus padres hagan sus vidas por separado. De hecho, al final se sentirán suficientemente preparados para aceptar a otras personas importantes para sus padres, como pueden ser nuevas relaciones o incluso la llegada de hermanos.