La ansiedad por tener pareja hace que nos equivoquemos a la hora de elegirla

Responsive image

by Sofía Borrás
Cuando hay falta de autoestima (miedo a la soledad, así como carencias personales), el objetivo real de querer pareja es encontrar a alguien que las cubra, iniciándose una relación por necesidad, no por amor.
 

A partir de los 35 años se puede empezar a ver estilos afectuosos diversos, que cada uno ha desarrollado en sus relaciones en base a cómo ha sido la relación de los padres y sus propias experiencias con el amor.

(*) De las 1000 encuestas realizadas durante el primer trimestre del 2022 a hombres y mujeres, se han identificado 5 estilos afectuosos:

Perfil salvador (57,2%): necesita ayudar a su pareja para salvarse y evitar así hacerse cargo de sus temas pendientes. Tiende a ser una persona que le gusta ayudar y cuidar a su pareja, pudiendo en ocasiones sacrificar sus necesidades o deseos para priorizar los de la otra persona. Suelen ser muy serviciales y en ocasiones les puede costar decir que no a peticiones que le hagan. De una manera inconsciente puede que piensen que la otra persona no es capaz de gestionarse sus problemas, este pensamiento le coloca en una posición de superioridad que no es sana en una relación y observa en un papel de madre o padre de tu pareja.

Perfil protegido (23,7%): su principal necesidad es sentirse protegido y cuidado por la pareja. De una manera inconsciente piensan que las cosas que ocurren en su vida no dependen de el/ella. Por lo que toma una actitud un poco pasiva delante de los problemas, y por ello piensa que necesita a su lado una persona más fuerte que el/ella para que le ayude a resolver sus problemas y acabe asumiendo un papel de hijo o hija de la pareja.

Perfil amante (10,6%): se conforman por tener un segundo lugar a cambio de un poco de falso amor. Les encanta vivir historias donde el arte del deleite y la seducción juega un papel importante. Relaciones donde hay un componente de tensión sexual fuerte. De una manera inconsciente eligen relaciones donde la probabilidad de acabar en compromiso es poco probable y de ahí muchas veces el pensamiento de no ser suficiente o pensamiento en bucle de "porqué no me eligen nunca a mi" o pensar incluso "que hago las cosas mal". En el fondo acaban confirmando sus sospechas …. No ibas a ser su prioridad. Sienten emociones fuertes con esa persona y confían que en algún momento le dará el lugar que se mereces y la/lo elegirán.

Perfil no disponible emocionalmente (4,6%). Les gusta vivir las relaciones de manera activa, sin apenas compromiso y de manera corta e intensa, por eso en las ocasiones que les piden más de lo que ellos quieran dar pueden sentir cierto agobio ya que no tienen mucho interés en una relación formal. En el fondo de su corazoncito tienen miedos inconscientes que hacen que vivan las relaciones desde la barrera como miedo a enamorarse y no ser correspondido, pasarlo mal en una relación, miedo a que se acabe su libertad... De ahí que la tendencia sea vivir las relaciones sea como un rollete.

Relación sana (3,8%): pueden ser ellos mismos en la relación, libres de dependencia emocional y capaces de gestionar los conflictos con una buena base de comunicación. Tienden a tener una buena capacidad para identificar, gestionar y responsabilizarse de sus miedos y expectativas que aparecen cuando estás en pareja. Ls personas que tienen claro su estilo afectuosos tienen más probabilidades de tener una relación sana porque pueden identificar y modificar actitudes de dependencia y toxicidad.

La coach especializada en gestión emocional y relacional, Mireia Medina, explica: "hay una tendencia a enamorarnos de la historia que hemos creado en nuestra mente acerca de la persona que estamos conociendo. La elección de una pareja debe ser una elección consciente, a partir de una buena autoestima y trabajo personal para que tengamos un mínimo de garantías para disfrutar de una relación sana, libre de miedos y dependencia emocional".