Si quieres ser madre, vigila tu hígado

Responsive image

by Sofía Borrás
¿Sabías que una correcta función hepática es esencial para lograr un equilibrio hormonal y potenciar la #fertilidad?
 

Si durante estas fechas te has dejado llevar por los excesos en la mesa, no te preocupes, el principio de año siempre es bueno para comenzar con nuevos propósitos. Si quedarte embarazada está entre los tuyos, te contamos cómo depurar el organismo y ponerte manos a la obra para buscar esa maternidad deseada.

El hígado realiza una función purificadora que ayuda a filtrar las toxinas del cuerpo, incluido el exceso de hormonas. Por ejemplo, si hay una sobreabundancia de estrógenos, el trabajo del hígado es eliminarlos del sistema. Y es que a veces, una mala alimentación (aunque sea temporal) puede conducir a unos niveles de toxinas que no ayudan a la fertilidad de la mujer.

"El hígado tiene una gran relación con la fertilidad, ya que con una correcta función hepática podemos eliminar todas las sustancias químicas tóxicas que recibimos en el día a día. Lograr su correcta función nos va a permitir contar con con el equilibrio hormonal necesario para la fecundación", comenta la Dra. Nereida Galajares, ginecóloga de miniFIV.

¿Cómo afrontar el nuevo año depurando el organismo y creando buenos hábitos?

El inicio de año es la época idónea para adoptar nuevos hábitos que ayuden a nuestra fertilidad. Por ello, desde miniFIV animamos a todas las mujeres que quieran ser madres a realizar una re-educación alimentaria, rica en alimentos saludables y que ayuden a potenciar la fertilidad. Hay pequeños cambios en tu día a día que te permitirán depurar este órgano tan importante para la fertilidad, creando así una pauta saludable a largo plazo:

  • Añade a tu dieta diaria más alimentos de origen vegetal y frutas de temporada.
  • Los alimentos ricos en alcaloides amargos, como la escarola, la rúcula o la alcachofa, y otros como el brócoli, lombarda, repollo y coliflor también ayudan mucho a "limpiar" el hígado.
  • Otra forma de hacer más depurativas tus comidas es con el uso de especias como el romero, el tomillo, el orégano, el cilantro, el jengibre y la cúrcuma.
  • Presta atención a consumir la suficiente cantidad de proteínas, preferiblemente de origen vegetal, ya que la insuficiencia de estas moléculas no permite al organismo depurar de manera correcta.
  • Apuesta por cocinar al vapor, para tener unas comidas más depurativas y con más nutrientes.
  • Potencia el consumo de probióticos como el yogur y el kéfir, para mantener la flora intestinal sana y reducir las sustancias tóxicas a nivel intestinal.
  • No olvides beber al menos dos litros de agua al día.

Pero lo más importante tras esta depuración es lograr conseguir establecer hábitos que mantener después. Y esto no es sinónimo de grandes restricciones, sino todo lo contrario, consiste en poner un punto de equilibrio en tu rutina. Alternando carne o pescado, para no sobrecargar el organismo, y apostando por los platos ovo-lacteo-vegetarianos, basados en alimentos de origen vegetal (cereales, legumbres, verduras, hortalizas, frutas), huevos y lácteos.