4 aplicaciones de la amapola

Responsive image

26-09-2020 by Carmen Reija-farmacéutica y divulgadora sanitaria
Se ha utilizado desde la antigüedad para tratar problemas nerviosos y respiratorios. Su comercialización como cápsulas de amapola de California, fundamentalmente, la ha popularizado y extendido su consumo entre los que buscan una opción “natural” para sus problemas de insomnio. Consulta a tu médico.
 

Botánicamente es el Papaver rhoeas, que crece de manera natural en los campos y a orillas de los caminos. Es tan abundante que se considera una mala hierba y se elimina cuando es posible de los cultivos de cereales o de los jardines.

Anatómicamente es una hierba con una flor roja de la que se usan, fundamentalmente, los pétalos. En la cápsula se encuentran las semillas, que también se utilizan de manera específica. Pueden recogerse de marzo a septiembre, pero dependiendo de la zona, son más abundantes en un mes u otro. Se recomienda secarlas a la sombra y guardarlas en un lugar sin humedad ni luz y en botes de cristal, por ejemplo.

En su composición química destacaría:

-Alcaloides, especialmente readina o rhoadina.

-Ácidos, fundamentalmente papavérico.

-Fibra, principalmente mucílagos en los pétalos.

-Flavonoides como las antocianinas, antioxidantes que dan color a las infusiones.

Sus indicaciones se relacionan con sus principios activos. Entre otras:

1-La infusión de pétalos de amapola es útil para la bronquitis, neumonía, asma y tos seca. Los mucílagos que contienen suavizan las mucosas y reducen la irritación. La rhoedina actúa como expectorante para eliminar el moco acumulado.

2-Los alcaloides tienen propiedades sedantes, por lo que se utiliza para tratar problemas relacionados con el sistema nervioso desde dolores de estómago a migrañas asociados a alteraciones emocionales. También resulta eficaz en casos de insomnio, ansiedad o nerviosismo y no presenta efectos secundarios ni causa adicción.

3-A nivel externo se puede usar para reducir la inflamación de los párpados o las arrugas.

4-Las semillas se usan en gastronomía como saborizantes y aportan ácidos grasos omega 3 y 6, fibra, vitamina B y minerales. Forman parte de algunos panes multicereales donde se presentan tostadas y tienen un sabor dulce muy agradable al paladar. También se utilizan en infusión y puedes encontrarlas en tiendas especializadas.

Como es un remedio relacionado botánicamente con el opio (Papaver somniferum) y presenta alcaloides similares, se ha analizado cuidadosamente si presenta algún tipo de toxicidad o contraindicación específica. Se ha concluido que, en las dosis indicadas y bajo control médico, no causa ningún problema relevante. No se recomienda su consumo a embarazadas, niños o mujeres en período de lactancia porque no existen datos concretos de su actividad en estos grupos de población.

La infusión se prepara con los pétalos de la flor que se calientan en agua unos cinco minutos y puedes encontrarlos en tiendas especializadas. También puedes encontrarla en cápsulas (de amapola de California) que contienen el polvo micronizado en su interior para facilitar su consumo por vía oral. Puede interactuar con el alcohol o con benzodiacepinas, antihistamínicos y opioides. Consulta a tu médico antes de tomarla para que valore su utilidad en tu caso concreto y no te automediques.